o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

Claudia Valladares Emprendedora Social /Keidy Sanchez

Creado Lunes 21 de Enero de 2019 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

 

 

Claudia Valladares es Ingeniero en Sistemas, egresada de la Universidad Metropolitana en Caracas. 

Recuerda que desde pequeña la preocupación por resolver problemas y las inquietudes por atender casos sociales, como ella misma lo indica, fueron su inspiración y vocación. Rememora una visita con su mamá, de niña, a una barriada en la Cota 905 que marcaría su vida. Por eso una de sus consignas es trabajar para Erradicar la Pobreza.

En 1992, viajó a Guadalajara, México a trabajar en el “Programa Compartamos”, que ayudó a diseñar y a desarrollar, para apoyar a una comunidad indígena de 200 familias nativas de Oaxaca, que se ubicaron en un barrio muy pobre, a orillas del ferrocarril. Trayectoria laboral “Todos tenemos una misión que cumplir en esta vida”.

Relata, que a la edad de ocho de años, pidió a las religiosas del colegio en el que estudió, que la incorporaran a las misiones que ayudaban a la comunidad indígena de Cavanayen en la Gran Sabana.  Dice que sólo podían asistir los de bachillerato, pero ella insistía tanto que terminaba siempre yendo. Así comenzó a ir todos los años. Acudían a llevar ropa, comida, medicinas y juguetes a estas personas. “Yo era como la mascota, porque realmente yo era la chiquita”, 

Al regresar a Venezuela de México, Valladares continuó trabajando con la Organización No Gubernamental Gente Nueva y se desempeñó como Directora Nacional del Programa Compartamos, mediante el cual fueron asistidas más de 5.000 familias en diversos estados del país

En 1994 inicia su actividad en el sector público como Gerente Nacional de Administración de Inmuebles del Instituto Nacional de la Vivienda (INAVI). Una responsabilidad que Claudia Valladares califica como un “súper reto”, debido a la corta edad que tenía cuando lo asumió. “Fue un trabajo increíble de muchísimas satisfacciones, ver como se le puede cambiar la vida a la gente simplemente con darle la oportunidad de acceso a una vivienda”, dice. Luego de tres años desarrollando esta actividad, aplicó en el programa Gran Mariscal de Ayacucho y obtuvo la oportunidad de cursar una maestría en administración de negocios (MBA), en The Loyola University of Chicago, en los Estados Unidos.

PROPÓSITO Considera que su misión es impactar al mayor número de personas, apoyarlos con sus trabajos de emprendimiento. Manifiesta que dedica su existencia a cumplir esa meta. "Es la razón de mi vida" dice.

“Yo me considero muy afortunada, estoy muy feliz Gracias a Dios, y todo eso me lleva a dar más, yo siempre siento un gran compromiso, una gran responsabilidad de dar de vuelta. Creo que de ahí viene este compromiso que tengo, que además está ligado directamente a mi pasión. 

"Yo creo profundamente en el emprendimiento social, yo creo que es una manera de aportar soluciones a los problemas que tienen nuestras sociedades, y creo que usar el talento de los emprendedores, la creatividad y la innovación de los emprendedores aportar ideas que lo único que hacen es resolver problemas (…)  Para mí no es un esfuerzo, para mi es algo natural para mí es muy rico trabajar en lo que me hace feliz, para mí el trabajo no es trabajo, porque lo haría aunque nadie me pagara nada”.

Posteriormente regresó a Venezuela e inició un proyecto para crear un banco de micro finanzas en el país; sin embargo su proyecto no logró desarrollarse en esos momentos.

En 1999 Se desempeñó como Consultora del Programa de Rehabilitación de Barrios y Viviendas de Interés Social, adelantado por el Consejo Nacional de la Vivienda (CONAVI). Participó en la atención a 240 familias en una comunidad de escasos recursos en Puerto Ordaz, Estado Bolívar. SU EVOLUCIÓN

Relata que el hecho de que no se concretara su proyecto para crear un banco de micro finanzas la entristeció, pero sólo dos meses después recibió una oferta de Citibank Venezuela para adelantar un programa desde el país para toda Latinoamérica destinado a desarrollar la estrategia de ventas y mercadeo de las Tesorerías de toda la región. Tres años y medio después fue trasladada por CitiGroup a Nueva York para ocupar la posición de Vice President –Emerging Markets Sales & Trading – Latin Americe. Desde aquí realizó actividades con 23 países de la región. Es así como decide regresar a Venezuela a ocupar la Vicepresidencia de Banca Comunitaria de Banesco Banco Universal a partir de 2006. Fue la primera coordinadora de esta idea que ya tenía la institución financiera cuando ella llegó. “Esto es lo que yo quiero hacer y si es en Venezuela mejor porque yo siempre he querido trabajar por Venezuela”, dijo en ese momento a quienes cuestionaron que cambiara su empleo en Nueva York

Valladares diseñó, creó y dirigió la unidad de Microfinanzas de esta institución. Supervisó la apertura de 25 agencias comunitarias y una red de 241 corresponsales no bancarios. Llegó a contar con un equipo de 620 personas y que lograron la atención de cerca de 300 mil ciudadanos. “Yo recluté desde el primer empleado hasta el último, mientras estuve allí, escogí dónde iban abrirse las agencias, definimos nuevos productos”, afirma

Durante siete años y siete meses Claudia Valladares ocupó esta posición. “Fue un trabajo súper retador, lleno de muchísimos frutos y de muchísimos logros y éxitos, pero principalmente saber cómo se puede transformar la vida de tantas personas. En lo que más me empeñé fue en medir el impacto social del microcrédito en las familias, en el individuo, en el empresario y en las comunidades que atendimos”, dice.

Al sentir que ya había cumplido la tarea al frente de esta unidad en el país, decidió iniciar un nuevo proyecto: Fundar el Impact Hub Caracas, un espacio para el intercambio de ideas, el encuentro, y el aprendizaje. Entre sus propósitos está apoyar y orientar a aprendedores, promover la innovación y lograr un impacto positivo en la sociedad.  “Cuando yo me enteré que el Impact existía, me enamoré de la idea porque yo creo profundamente en el emprendimiento social, yo creo que es una manera de aportar soluciones a los problemas que tienen nuestras sociedades, y creo que usar el talento de los emprendedores, la creatividad y la innovación de los emprendedores aportar ideas que lo único que hacen es resolver problemas (…) es maravilloso”.

“Cuando yo me enteré que el Impact existía, me enamoré de la idea porque yo creo profundamente en el emprendimiento social, yo creo que es una manera de aportar soluciones a los problemas que tienen nuestras sociedades, y creo que usar el talento de los emprendedores, la creatividad y la innovación de los emprendedores aportar ideas que lo único que hacen es resolver problemas (…) es maravilloso”. En este momento Claudia Valladares se propone continuar desarrollando una serie de proyectos en el Impact Hub Caracas, un espacio que ya alberga a más de 50 emprendedores que lo utilizan para trabajar. También está participando en el Impact Hub global, desarrollando una estrategia para medir su impacto, y  fue seleccionada para  ser asociada y apoyar a los Impact Hub de África. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 20 May 2019 - 16:32
Banner