o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

Hallazgo de la Sta. Cruz. Exaltación de la Santa Cruz/ Inés Cecilia Ferrero Kellerhoff

Creado Lunes 06 de Mayo de 2019 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

 

Viernes 03 de mayo de 2019. 

Según la Biblioteca de Autores Cristianos, tomo II (abril-junio) Madrid: 1959,  se trata de dos solemnidades distintas pero que el tiempo confundió la historia de ambas.

La historia relata que fue la madre del emperador, Helena, quien en su empeño por rescatar el Santo Madero de Jesús y cuya visión permitió vencer a Constantino, en la batalla del Puente Milvio, el 28 de octubre del 312, emprendió peregrinación  a Jerusalén y  encontró los clavos y el “glorioso trofeo”.

Constantino vio arder una cruz con esta divisa: IN HOC SIGNO VINCES.  Venció y el Edicto de Milán es el ofrecimiento de su victoria a la Cruz. Resulta muy lógico que el emperador quisiera poseer aquella cruz. Como la emperatriz encontró las tres cruces, relata la leyenda que con una de éstas se logró la salud de una mujer desvalida y resucitó a un muchacho el 14 de septiembre del 320. Se dividió el madero en tres partes: una se dejó en Jerusalén y las otras dos se llevaron a Roma y a Constantinopla.

Tres siglos después, el 03 de mayo del 630, es regresada a Jerusalén el pedazo de la Cruz dejada allí por Sta. Helena, que había sido robada por los persas en un saqueo a la Ciudad Santa. Se tituló ese acontecimiento como “Exaltación de la Santa Cruz”

Todo el Occidente cristiano, según relata el autor de este artículo, Fermín Yzurdiaga Lorca, “El Hallazgo” se celebró siempre el 03 de mayo y el 14 de septiembre la memoria de “La Exaltación”.    En el misal católico antiguamente utilizado (Misal Diario Año Cristiano Devocionario Latino-Español. Madrid: 1960), se recuerda el 03 de mayo como el del “feliz hallazgo”.  Y afirma: “… es para nosotros la más preciosa de las reliquias y ocupa el primer lugar en nuestra veneración entre todas ellas. Esta fiesta es el recuerdo de la victoria de Cristo, y en ella renovamos los júbilos de la fiesta pascual”

Concluye su relato Yzurdiaga con esta bella frase: “Por eso la primavera ofrece a esta ´Cruz de mayo’ esclarecida y deslumbrante de vida, un cáliz opulento de rosas”

Fuentes consultadas: 

Biblioteca de Autores Cristianos, tomo II (abril-junio) Madrid: 1959.

Misal Diario Año Cristiano Devocionario Latino-Español. Madrid: 1960.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 20 May 2019 - 17:11
Banner