o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

Rosalía de Castro /Román José Duque Corredor

Creado Martes 14 de Julio de 2015 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

Rosalía de Castro ( Santiago de Compostela 1837- Padrón 1885) , es una precursora de la promoción de la mujer, de lo que es una muestra su novela “La Hija del Mar” (1859), que describe un historia romántica de conflicto y determinación femenina en el contexto de la gallega Costa Da Morte., donde Rosalía, irónicamente casi pide perdón por ser mujer y por escribir una novela, con estas palabras: “Pasados aquellos tiempos en que se discutía formalmente si la mujer tenía alma y si podía pensar… Se nos hace el regalo de creer que podemos escribir algunos libro”.

Es una novela romántica de la historia de dos mujeres: Esperanza, una huérfana que ha sido rescatada de un naufragio en extrañas circunstancias, y Teresa, su madre adoptiva, que la criará y educará. Rosalía, hija de sacerdote y de madre acomodada, sufrió los rigores de ser calificada de hija sacrílega.

La crítica destaca el prólogo de la novela, referido a los derechos de la mujer a la vida intelectual, en el que pone de relieve la participación de la mujer, tanto en las artes como de la política, citando ejemplos de mujeres combativas en la vida pública. Basta citar el siguiente párrafo, para reconocer a Rosalía de Castro su condición de la promoción de la mujer en la sociedad:

“Bien pudiera, en verdad, citar aquí algunos textos de hombres célebres que, como el profundo Malebranche y nuestro sabio y venerado Feijoo, sostuvieron que la mujer era apta para el estudio de las ciencias, de las artes y de la literatura. Posible me sería añadir que mujeres como madame Roland, cuyo genio fomentó y dirigió la revolución francesa en sus días de gloria; madame de Staël, tan gran política como filósofa y poeta; Rosa Bonheure, la pintora de paisajes sin rival hasta ahora; 'Jorge Sand', la novelista profunda, la que está llamada a compartir la gloria de Balzac i Walter Scott; Santa Teresa de Jesús, ese espíritu ardiente, cuya mirada penetró en los más intrincados laberintos de la Teología mística; Safo, Catalina de Rusia, Juana de Arco, María Teresa, y tantas otras cuyos nombres la Historia, no mucho más imparcial que los hombres, registra en sus páginas, protestaron eternamente contra la vulgar idea de que la mujer sólo sirve para las labores domésticas”.



Vale la pena recordar a Rosalía de Castro hoy día en que la promoción de la mujer es un tema de actualidad y un compromiso internacional de los Estados. 
Mi Madre nos decía, “que harían ustedes sin nosotras”. En verdad, Mamá, muy poco.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 14 Dic 2017 - 02:20
Banner