o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

Ciencia, Política y Derechos Femeninos /Román J. Duque Corredor*

Creado Martes 15 de Septiembre de 2015 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

Como “la única revolución incruenta y silenciosa”,  definió Elena Arnedo,  ginecóloga española,  especialista en patología mamaria,  escritora y exconcejala socialista por Madrid,   a las causas del feminismo que, según ella,  debía  conducir  la igualdad de las mujeres al derecho positivo.  Elena Arnedo, quien fue pionera en España de los derechos sexuales y reproductivos falleció, de cáncer,  a los 74 años el día 7 de septiembre de este año del 2015.   Se mostraba orgullosa  de haber contribuido desde joven a  la lucha por los derechos de las mujeres y de haber participado como profesional de la medicina y como dirigente política en el movimiento feminista al que consideraba el mayor cambio del Siglo XX.  De su ejecutoria cabe destacar que practicó el feminismo científico como intelectual y como profesional de la medicina,   así como militante política para que el derecho a la igualdad respecto de la mujer se incorporara al elenco de los derechos humanos con una especificidad propia. A su actividad como científica se debieron la creación de los primeros centros de planificación familiar en España y a su actividad política los grandes cambios legislativos en cuyo debate participó.  Fue igualmente pionera de la educación sexual y afectiva de las mujeres. Su biógrafa Milagros Pérez Oliva , en el Diario El País de Madrid, del 8 de septiembre de este año,  atribuye a su madre,  Elena Soriano, escritora, y autora de la obra “ Testamento materno”,  decisiva influencia en el  compromiso social  de Elena Arnedo en la defensa de los derechos de la mujer y particularmente del problema de  las madres de hijos drogadictos  para las cuales,  cuando  fue Vicepresidenta de la Cruz Roja española, creó el programa de atención a los toxicómanos. Como científica feminista la  preocupación de Elena Arnedo fue la salud reproductiva de las mujeres y de todo lo que ello implica. Su libro “La picadura del tábano: la mujer frente a los cambios de edad” contradice la cultura dominante que fomenta el miedo a envejecer y que promociona productos antienvejecimiento o de eterna juventud.  Elena Arnedo en su actividad feminista intelectual o científica tiene en su haber la coordinación de la obra “El gran libro de la mujer”,  de más de 28 autores de trabajos sobre las mujeres.  A su obra intelectual se agregan otras como “El donjuanismo femenino” y  “Rebeldes” que la acreditan como una calificada exponente del feminismo académico.

  De Elena Arnedo,  según su obra intelectual, de carácter médico y social,  puede decirse que su principal aporte al feminismo institucional, es decir, ciudadana,  es el de sostener como tesis feminista que si bien todos los años de lucha feminista consiguieron, como primera parte,   la igualdad legal para los derechos de la mujer, sin embargo,  queda todavía la parte más difícil como lo es el del cambio de pautas de comportamiento social y cultural respecto de la participación de la mujer  en la sociedad,  como titular de derechos que le son ínsitos por razón de su género.  Lo que significa, en mi concepto,   que junto con  sus derechos inalienables, universales e irrenunciables,  que corresponde a todo ser humano,   la mujer tiene derechos que le son específicos que abonan aún más su dignidad como persona debido a las exclusiones y discriminaciones a las que las ha sometido la sociedad fundamentalmente por el estereotipo de la autoridad masculina familiar, social y políticamente.  Se debe púes, a Elena Arnedo lo que me atrevo a llamar “la especificidad de los derechos femeninos” que integran la categoría principal del derecho a la igualdad de género.  De la  obra  de Elena Arnedo “Desbordadas: la agitada vida de la elastic woman”  se desprende la tesis de los derechos específicos femeninos en el elenco de los derechos humanos y que en verdad consiste en el cambio de roles que ha de llevar a la plena incorporación de las mujeres, como dice su  biógrafa Milagros Pérez Oliva; “en beneficio de todos”, pues estaba convencida, que la plena incorporación de las mujeres “constituye la auténtica esperanza de una sociedad más solidaria”.  Políticamente,  creó, junto con otras militantes,  “El Grupo Mujer y Socialismo”,  como una variante del feminismo ideológico, para comprometer a su partido con la causa de los derechos de la mujer y en contra de la misoginia política.  A su actividad partidaria y política se debió que el gobierno de Felipe González creara el Instituto de la Mujer y que el feminismo llegara a la agenda política.  Una de sus últimas iniciativas, en el campo político lo fue la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo del año 2008.

Elena Arnedo  desde el punto de vista médico e intelectualmente contribuyó a través de sus obras a la sistematización del estudio del feminismo, así como a la institucionalidad de los derechos específicos  de la mujer en el elenco de los derechos humanos y políticamente a la normalización de la participación de la mujer española en el estamento del poder político. Y todo ello con fundamento a su soporte científico y a su autenticidad como intelectual, por lo que su obra, en palabras de María Teresa Fernández de La Vega,  ex vicepresidenta del gobierno español del 2004 al 2010, permitirá a “educar a las más jóvenes en una cultura de la igualdad  y la no resignación”. 

 

Madrid/Paris 9 de septiembre de 2015

 

*Ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia y Presidente de la Fundación Alberto Adriani.

Colaboración especial para Mujer y Ciudadanía

@romanjoseduque

duquedeprado@gmail.com 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 14 Dic 2017 - 02:27
Banner