o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

El cambio es…/ Elinor Montes

Creado Miércoles 06 de Enero de 2016 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás." 1 Carta de San Pablo a los Corintios 13, 4-8.

 

La nación venezolana tiene puestos sus ojos sobre la nueva Asamblea Nacional que asumió el compromiso de un cambio. Esperamos verlos hacer Política, el poder y la autoridad al servicio del bien común fundamentado en el amor al prójimo. Aspiramos cambiar la opresión por libertad, la injusticia por justicia, la discriminación por igualdad y la violencia por paz, aspiramos vivir en democracia.

La demagogia y la compra de conciencias deben quedar atrás. El espíritu de trascendencia tiene que posicionarse en la sociedad mediante el convencimiento de que cada quien es responsable de su vida y en la medida en que se asume consigo mismo, con la familia y con la sociedad el compromiso de respetarse y reconocerse mutuamente como personas la convivencia en paz se consolida.

La tarea no será sencilla, hay que desmontar el Estado totalitario rojo erigido durante 17 años, mediante una estructura legal que hay que derogar y sustituir por leyes justas, que deberán ser administradas por un Poder Judicial independiente, garante del equilibrio y la dignidad de la persona humana, que tome las decisiones judiciales en base a la verdad y la razón y no obedezca a la mentira y el odio, como lo evidencian las confesiones del magistrado Aponte y del fiscal Nieves.

La justicia garantiza la vida, la libertad, el honor, la reputación, la familia, los bienes y demás derechos, de ellos la libertad es uno de los más preciados. Cada segundo de prisión injusta es irrecuperable; es como morir en vida, es el hijo que no se vio crecer, es el amor con la pareja que no se pudo compartir, el trabajo que no se pudo realizar, es entrar joven y salir maduro, la tristeza inmensa de la injusticia; es imposible no comprender el terror a la tortura, la sensación del desamparo, la magnitud del daño en quien está preso injustamente, mucho más cuando lo ha sido por defender su derecho a ser humano y a ser tratado como tal. Un ejemplo emblemático lo tenemos en Iván Simonovis y los policías metropolitanos, presos por proteger a la marcha opositora en los sucesos del 2002, sentenciados injustamente con la pena máxima por delitos de lesa humanidad para que no pudieran gozar de ningún beneficio, incluyendo la amnistía. Quien está preso injustamente necesita que se haga justicia, que se declare su inocencia, a ellos no podemos olvidarlos ni dejar de luchar por su libertad.

La Asamblea Nacional entrante ha anunciado como una prioridad el Decreto de amnistía para liberar a los presos de conciencia que superan en número a los que hay en Cuba.   

Como venezolana confío que el cambio comenzó y que el restablecimiento de la justicia nos liberará a todos.

El odio encarceló, persiguió, enjuició, torturó, expolió, expulsó y discriminó a millones de venezolanos; el amor, la solidaridad nos permitirán vivir en libertad, justicia, igualdad y paz.

 

elmon35@gmail.com

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 12 Dic 2017 - 10:20
Banner