o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

El Acuerdo de Paz colombiano y el derecho de igualdad de género/ Román J. Duque Corredor *

Creado Lunes 26 de Septiembre de 2016 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

Román J. Duque Corredor en Bogotá Sep. 2016 

 

La  paz, mejor dicho el desarme de las FARC, así como la participación  política de sus dirigentes y su elegibilidad,  las zonas de reserva campesinas,  la solución al problema de las drogas ilícitas, la justicia transicional, la comisión de la verdad  para la justicia y la reparación de las víctimas y  su  refrendación y el plebiscito, son los aspectos que los medios de comunicación social destacan como lo más importantes del acuerdo surgido de las Mesas de Conversaciones para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable  y duradera en Colombia, cuya firma se realizará hoy 26 de septiembre de 2016, entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP.    Sin embargo, muy poco se ha dicho sobre la inclusión del enfoque del género en los acuerdos que se alcanzaron en dicha negociación.  Por esta razón, he creido  oportuno,  a través de la  revista digital de la Mujer Analítica, expresar algunos breves comentarios.

La  incorporación del tema del género en unas conversaciones dentro de un proceso de paz, es una ratificación del principio de que el tratamiento de este tema es indispensable en la búsqueda de la paz,  en razón de que sin la superación de las desigualdades por el género no se puede hablar de la terminación de un conflicto en el cual, sin duda,  la falta de la igualdad social ha sido una de sus causas y  sin cuyo respeto y eficacia no es posible de que los diferentes sectores de la sociedad alcancen los beneficios de la cesación de un conflicto armado.  En efecto, tal como lo reconoció la Mesa de Conversaciones, en su Comunicado Conjunta Nº 82, del 24 de julio de 2016,  las transformaciones que se necesitan  para construir la paz, no son posibles sin que se reconozca y respeten las diferencias y se elimina la discriminación  en razón del género.  Fue así como en dicha Mesa se creó una  subcomisión de género, el 11 de septiembre del 2014, integrada  por mujeres y hombres,  e incorporó el enfoque de género en los puntos: “Hacía un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”,  “Participación Política, Apertura democrática para construir la paz” y “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”, y en el punto “Víctimas” y  se le incluyó  en los acuerdos alcanzados hasta el día  24 de julio de 2016,  en el punto “Fin del Conflicto”. La subcomisión de género  tuvo a su cargo los trabajos correspondientes que permitieron que en el acuerdo definitivo de paz y de terminación del conflicto armado  se garantizara  la inclusión y el ejercicio de los derechos en igualdad de condiciones para toda la sociedad y específicamente para las mujeres.  Vale la pena señalar, en este orden de ideas, que en la Mesa de Conversaciones participaron  18 organizaciones de mujeres y 10 expertas colombianas  e internacionales en violencia sexual.  Así como destacar  que por la importancia de la incorporación de este tema en el proceso de paz,  asistieron   a la suscripción de los respectivos acuerdos en los puntos antes mencionados;  Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de la entidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer - ONU Mujeres; Zainab Bangura, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Violencia Sexual en los Conflictos Armados; Luiza Carvalho, directora regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres; Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en Colombia;  y el enviado especial de la Unión Europea para el proceso, Eamon Gilmore.

El acuerdo de paz cuya refrendación la harán los colombianos en el plebiscito convocado para el 2 de octubre de este año,  para darle legitimidad, de ser aprobado, comprende el enfoque de género en ocho ejes temáticos: Acceso y formalización de la propiedad rural en igualdad de condiciones; garantía de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y personas con identidad sexual diversa del sector rural; promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación, toma de decisiones y resolución de conflictos; medidas de prevención y protección que atiendan los riesgos específicos de las mujeres; acceso a la verdad, a la justicia y  a las garantías de no repetición; reconocimiento público, no estigmatización y difusión de la labor realizada por mujeres como sujetas políticas; gestión institucional para el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres para su participación política y social, y  sistemas de información desagregados.

 

No cabe duda, que el acuerdo de paz, que se suscribe hoy 26 de septiembre de 2016, en Cartagena de Indias, en Colombia, constituye, independientemente de su aprobación o no, por el pueblo colombiano, un importante elemento para la sistematización del estudio del derecho de igualdad de género como rama jurídica especializada. Por ello, me permito sugerir a Mujer y Ciudadanía que promueva talleres y foros sobre este antecedente, que por encima de cualquier ideología es un documento que sirve de sustentación científica al estudio responsable de la igualdad de género en las ciencias sociales y políticas. 

 

*Ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia

Individuo de Número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales

 Presidente de la Fundación Alberto Adriani.

Colaboración especial para Mujer y Ciudadanía

 

@romanjoseduque 

duquedeprado@gmail.com

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 12 Dic 2017 - 10:12
Banner