o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

Abigail Adams, esposa de John Adams (Enviado Dr. Duque Corredor)

Creado Jueves 21 de Mayo de 2015 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

Estudiando Historia Americana estudie algunas de las esposas de los próceres civiles y me encontré con una mujer de personalidad, como Abigail Adams, esposa de John Adamas, quien, sin duda, es una precursora de Mujer Analítica. Por eso me permito enviarte esta colaboración para Mujer Analítica:

“Me das risa con tu código de leyes”. John Adams sobre los derechos de la mujer

El 31 de marzo de 1776, Abigail Adams escribió lo siguiente en una carta dirigida a su esposo, el político independentista, John Adams.

“Tengo muchas ganas de oír que han declarado la independencia. Y, al respeto, en el nuevo código de leyes que supongo que escribirán, les pido que recuerden a las damas y que sean más generosos y favorables con ellas que sus antepasados. No pongan poder ilimitado en las manos de los esposos.

Recuerden que todos los hombres serían tiranos si pudieran. Si no nos otorgan el debido cuidado y la atención particular a nuestras personas, estamos resueltas a fomentar la rebelión y no nos consideraremos sujetas a cualquier ley en cuya elaboración no tuvimos ni voz ni voto.”

La respuesta despectiva de su esposo del 14 de abril del mismo año es famosa:

“Me das risa con tu código de leyes. Se nos asegura que nuestra lucha ha relajado las cadenas del gobierno por dondequiera; que los niños y los aprendices se han vuelto desobedientes; que hay turbulencia en las escuelas y universidades; que los indios faltan al respecto a sus tutores, y los negros son insolentes con sus amos. Pero tu carta es la primera insinuación que otra tribu, más numerosa y poderosas que todas las demás, estaba descontenta. Quizás es un cumplido demasiado grosero, pero eres tan traviesa que no lo voy a obviar.

Puedes estar segura de que sabemos mejor que derogar nuestros regímenes masculinos. A pesar de que estén en vigor, sabes que no son más que teoría […]; en la práctica, sabes que nosotros [los hombres] somos los súbditos. Guardamos únicamente el título de amos, y en lugar de renunciarlo para sujetarnos por completo al despotismo de las faldas, espero que el general Washington y todos nuestros héroes valientes resistan.”

Adams tenía muy claro que el gobierno independiente que trataba de erigir era para el beneficio del hombre blanco europeo. La sugerencia de que los grupos subalternos pudieron pensar que luchaba también en su nombre simplemente le daba risa. Me temo que haya bastantes personas hoy en día que todavía sigan pensando de la misma forma.

[En original: “I long to hear that you have declared an independency. And, by the way, in the new code of laws which I suppose it will be necessary for you to make, I desire you would remember the ladies and be more generous and favorable to them than your ancestors.

Do not put such unlimited power into the hands of the husbands. Remember, all men would be tyrants if they could. If particular care and attention is not paid to the ladies, we are determined to foment a rebellion, and will not hold ourselves bound by any laws in which we have no voice or representation.”

“As to your code of laws, I cannot but laugh. We have been told that our struggle has loosened the bonds of government everywhere; that children and apprentices were disobedient; that schools and colleges were grown turbulant; that Indians slighted their guardians, and negroes grew insolent to their masters. But your letter was the first intimidation that another tribe, more numerous and powerful than all the rest were grown discontented. This rather too coarse a compliment, but you are so saucy, that I won’t blot it out.

Depend upon it, we know better than to repeal our masculine systems. Altho’ they are in full force, you know they are little more than theory […]; in practice you know were are the subjects. We have only the name of masters, and rather than give this up, which would completely subject us to the despotism of the petticoat, I hope General Washington and all our brave heroes would fight”.

Las cartas están disponibles en L. H. Butterfield, Wendell D. Garrett y Marhorie E. Sprague (eds.), Adams Family Correspondence I, December 1761- May 1776, Cambridge, CUP, 1963, pp. 381-383.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Encuesta Editorial

helper DB function reports no errors


Votos Totales:
La votación para ésta encuesta ha finalizado el: 12 Dic 2017 - 10:17
Banner