o

first
  
last
 
 
start
stop

Crear PDF Recomendar Imprimir

¿Situación actual de Venezuela y qué se puede hacer?/Karin van Groningen

Creado Lunes 06 de Agosto de 2018 por Aixa Armas
Votar
(0 votos)

I

El derrumbe del Proyecto del Socialismo del Siglo XXI

 

Son 13 los factores identificados que influyen negativamente sobre la situación actual del país, caracterizada entre otros, por la hiperinflación, la fuerte caída de los ingresos nacionales, el fuerte decrecimiento nacional, la destrucción de la planta industrial pública y privada, la destrucción de la agricultura y de prácticamente todo medio legítimo de sustento del país, como veremos más adelante. Esos factores, negativos para el país y para los partidos de oposición, son, según se ha asegurado,  no sólo buenos para el mantenimiento en el poder de  aquellos que ocupan los altos cargos del gobierno, sino que se derivan de un plan meticulosamente diseñado. A continuación analizaremos la veracidad de esta última afirmación:

 

De los 13 factores que afectan negativamente al país, 9 de ellos también influyen negativamente sobre el grupo de partidos cuyos miembros más prominentes ocupan los altos cargos del gobierno, a quienes hemos llamado comunistas. Esos 9 factores representan el 70% del total de factores identificados (ver gráfico No. 1). Este resultado permitiría asegurar, de entrada, que el derrumbamiento del país, es también el derrumbe del plan y de todo proyecto asociado al proyecto macro del Socialismo del Siglo XXI, así como del grupo de partidos cuyos miembros ocupan los altos cargos del gobierno, los comunistas.

 

 

El gráfico No. 2  nos muestra  que 8 de los 9 factores identificados, que influyen negativamente sobre  el grupo de partidos cuyos miembros ocupan los altos cargos del gobierno, no son superables. La razón de ello son las características personales y grupales de quienes militan en tales organizaciones, los constreñimientos de su marco ideológico y las faltas o delitos de los que se les acusa y que parecen amenazar, a mediano plazo, su estabilidad y su sobrevivencia.

 

El gráfico No. 3 nos muestra con precisión, los 13 factores identificados para la situación actual, la forma como afectan al grupo de los comunistas y las medidas o los cambios que se pueden adoptar para mantener o mejorar su actuación.

La observación del gráfico anterior,  nos permite concluir que el derrumbe del grupo de partidos cuyos miembros ocupan los altos cargos del gobierno y  del proyecto del Socialismo del Siglo XXI puede caracterizarse de dramático o CATASTRÓFICO, dado  la multiplicidad de factores insuperables en la situación actual.

 

II

El derrumbe del Proyecto Libertario (el de los partidos de oposición)

 

Los grupos de los partidos de oposición, llamados aquí, libertarios, están muy afectados por los factores que determinan la situación actual. Sin embargo, en cuanto a lo que puede hacerse para cambiar su situación, el gráfico No. 4, muestra múltiples posibilidades a corto plazo.

Nótese que las múltiples posibilidades de acción que se observan en el gráfico anterior, se presentan junto con dos factores adversos. Uno, cuyas posibilidades de enfrentamiento son una incógnita y uno, abiertamente insuperable. La naturaleza insuperable de ese factor, aun sin conocer las posibilidades efectivas de acción respecto a aquel que se presenta como una incógnita, hacen de cualquier proyecto político de los partidos libertarios, un proyecto fallido. Sea este una agrupación nacional de ciudadanos, llamados a movilización popular o a paro nacional.   

El gráfico No. 5 nos muestra que el factor insuperable -identificado con el número 13- consiste en el aislamiento social que acongoja a los miembros de la sociedad venezolana. Se trata de un aislamiento que ocurre, mientras se permanece, dentro del grupo más grande al que se pertenece. Las interrelaciones estrechas se dan entre los miembros más íntimos de la familia y los amigos o vecinos más cercanos. Los mensajes recibidos provienen y se mantienen entre los miembros de estos pequeños grupos o células familiares. Han desaparecido las organizaciones intermedias y las grandes organizaciones, están francamente debilitándose. Se perdió la conexión con grupos más grandes. Con los ciudadanos que habitan una ciudad o el país. Se perdió la posibilidad de recibir mensajes de parte de miembros o agrupaciones que antaño hacían vida dentro de esos grupos más grandes. Se perdió también, la posibilidad de enviarles mensajes, desde los individuos o desde las múltiples células familiares, que es lo que ahora forma el casi único entramado social del país. La causa de esta situación deriva de la pérdida de los tradicionales medios libres de comunicación de masas (radio, televisión, cine y prensa). Pérdida que no ha sido sustituida por los modernos medios de comunicación y sistemas de redes del primer mundo. Y, también, la pérdida de los sistemas de transporte (autobuses, taxis, “camioneticas” e incluso de parte importante de la planta automotor privada) coadyuva a crear cada vez, mayor aislamiento social.

Lo que ha sido llamado por un lado, la conducta deplorable de la oposición y por el otro, la resignación escalofriante de la población frente a sus cada vez más duras condiciones, es simplemente la resultante de la pérdida de los sistemas y medios de comunicación. Sin medio no hay mensaje, diría Marshall Mac Luhan. Los líderes políticos viven en la actualidad de sus "ahorros" políticos -y de imagen, esos que han quedado en la memoria de los ciudadanos,  y de algunos mensajes enviados como retazos de una colcha incompleta y deficiente, que los ciudadanos no logran armar.  La falta de comunicación provoca la desmovilización, la frustración  y la anomia. No hay imagen de líder político, ni proyecto de gobierno que sobreviva a este aislamiento.  En este contexto de profundo aislamiento, cualquier plan de paro o huelga nacional, movilización ciudadana, promoción de organizaciones ciudadanas a nivel nacional, explosión social, se verán fuertemente afectadas por el muy grueso y alto muro de la incomunicación.

Esta situación enfrenta a su vez, la permanente  propaganda del régimen a través del monopolio de los medios de comunicación tradicionales, que son los que llegan a las más grandes capas de la población. Propaganda dirigida a implantar en la mente de los ciudadanos aquellas conductas proclives a su perpetuación en el poder.

 

 

III

El juego trancado

 

Ambos grupos, el de los comunistas (aquellos cuyo miembros más prominentes que ocupan los altos cargos del gobierno) y el de los libertarios (partidos de oposición), enfrentan factores determinantes que son insuperables por cada uno de ellos. Estamos en la situación actual, frente a un juego trancado. En una situación como esta, caben tres desenlaces:

1.  Un evento sorpresivo y probablemente violento que, puede no distinguir en su furia abrasadora, entre chavistas y no chavistas.

2.    Morir de mengua ambos grupos y con ellos, todo el país.

3.   De no producirse un evento sorpresivo, con altas posibilidades de que sea violento y que actúe indiscriminadamente contra todos los venezolanos, la mengua nacional perdurará hasta el día en el que, en los libertarios prive el REALISMO PRÁCTICO, y  los comunistas vean su GIGANTESCO FRACASO, momento en que se procedería a negociar la sobrevivencia de aquellos que ocupan los altos cargos del gobierno y su salida del poder. Salida que pasará por asegurar su modus vivendi  al modo de los millonarios. Y es a esta última posibilidad a la que se refiere la interrogante antes planteada.

 

Caracas 31 julio, 2018

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar