Cien años de la lucha de Matilde Hidalgo por el voto femenino en América Latina

Ciudadanas asisten a votar en la segunda vuelta de las elecciones para la Presidencia en octubre de 2023 en Quito Ecuador EFE Santiago Fernández<br><br><br><a href=javascriptvoid0><a><br>

Fuente: EFE
Por: Ane Amondarain
11 de mayo 2024

La lucha de la ecuatoriana Matilde Hidalgo por ejercer su derecho al sufragio ha cumplido este 10 de mayo cien años, un acto que la convirtió en la pionera en reclamar y ejercer el voto femenino no solo en su país sino en toda América Latina.

“A través de su perseverancia y su lucha, Hidalgo alcanzó la igualdad de género en el voto” en las elecciones celebradas en Ecuador el 10 de mayo de 1924, recuerda en una entrevista con Efeminista la directora ejecutiva del ecuatoriano Instituto de la Democracia (IDD), Mónica Bolaños. Fue “una mujer pionera” que “rompió esquemas” a inicios del siglo XX, agrega Bolaños.

Desde el IDD y en colaboración con el Consejo Nacional Electoral de Ecuador (CNE), entre otras instituciones públicas, se han organizado conferencias y encuentros con el fin de recuperar el legado de esta histórica votante.

El 10 de mayo de 1924, Hidalgo (Loja, 1889 – Guayaquil, 1974) solicitó ser registrada para votar en las elecciones generales, pero en un primer momento este pedido fue desestimado.

Sin embargo, tras esgrimir que en la Constitución no se recogía que el ser mujer fuera un impedimento para ejercer el derecho al sufragio, finalmente, la dejaron votar. El 9 de junio de ese mismo año se legalizó el voto femenino en Ecuador, convirtiéndose en el primer país de América Latina en aprobarlo.

No obstante, Bolaños recuerda que en 1924 “no se logró el derecho al voto de manera completa”, ya que estaba restringido a las mujeres alfabetizadas mayores de 21 años. Para que el derecho al sufragio incluyera a todas las ecuatorianas hubo que esperar a 1929.

La lucha por los derechos políticos y educativos

Hidalgo fue también la primera mujer en graduarse en la secundaria y en Medicina en el país, y en 1929 ya se había convertido en una referente para otras mujeres activistas, que no solo empujaron para hacer real el voto femenino, sino también para acceder a la educación en igualdad de condiciones.

“La lucha nunca es sola”, recalca la directora ejecutiva del IDD, quien añade que “es importante unir esfuerzos” y que “Hidalgo se juntó con grupos de mujeres para buscar esta equidad de género que no existía en la época”.

La considerada como la primera sufragista de Ecuador y de América Latina creció en una sociedad “más conservadora” y “mucho más patriarcal” que la actual, pero nacer en el seno de una familia liberal, la alentó a luchar por alcanzar los mismos derechos que los hombres, explica Bolaños.

En 2019, la sobrina bisnieta de Hidalgo, Jodie Padilla, logró que la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador denominara el 9 de junio como el Día Nacional del Voto Femenino.

Bolaños apunta que “nunca es tardío” para rendir homenaje a figuras históricas. “Lo importante es que se ha hecho y que este año se la está reconociendo”, agrega.

Romper estereotipos y discriminaciones en política

Más allá de visibilizar el legado de Hidalgo, los eventos organizados por el IDD también buscan “romper estereotipos y discriminaciones”, y acabar con “la violencia política de género, que permanece todavía”, reconoce Bolaños.

El Código de la Democracia (la Ley Orgánica Electoral del país) tipificó en 2020 la violencia política de género, por lo que políticas, candidatas, activistas, defensoras de derechos humanos o lideresas pueden interponer denuncias en esta materia.

Bolaños celebra que ya existan sentencias a favor de las denunciantes y que estas hayan acabado destituyendo de sus cargos a los agresores. “La jurisprudencia que está desarrollando el Tribunal Contencioso Electoral es un llamado de atención para que las autoridades no sigan actuando de esta manera en contra de las mujeres, para que no obstaculicen el ejercicio de sus cargos”, recalca.

Aunque considera que “se está gestando el cambio”, explica que “no es suficiente”. Y reconoce que las políticas aun enfrentan obstáculos, como el “acceso a oportunidades” o la falta de partidas económicas destinadas a candidatas electorales.

“El tema económico siempre ha ido más dirigido para campañas electorales en donde los candidatos son hombres, siendo las mujeres quienes ocupan lugares de relleno”, denuncia Bolaños, si bien se muestra satisfecha con que, desde las elecciones anticipadas de 2023, se cumpla con la cuota femenina del 50% en las listas electorales.

“Desde que Ecuador está en la vida democrática, siempre ha sido regido por hombres, pero ya tenemos a mujeres que estamos ocupando cargos de elección popular o de gestión de relevancia en la función pública”, expresa.

Hace cien años Matilde Hidalgo forjó el cambio y allanó el camino, pero aún sigue siendo necesario recordar que se requiere “de la participación política de las mujeres, para que exista una democracia plena”, asegura Bolaños.

Formación para impulsar la participación política

Fuera de las actividades que celebran en el marco del centenario de la lucha de la lojana Matilde Hidalgo, el Instituto de la Democracia pone el foco en la educación con el fin de crear referentes políticos que alienten a las niñas y adolescentes a “participar más adelante en la vida política o a adentrarse en lo que son los derechos civiles y político electorales”, comparte la directora ejecutiva del IDD.

Para ello, cuentan con el programa Laboratorio de la Democracia, con el que a través de talleres abordan “los procesos eleccionarios internos en las comunidades educativas”. Buscan así involucrar a las infancias y adolescencias.

Bolaños aclara que trabajan mucho “desde las bases”. “Si no se entienden los conceptos, no podemos seguir posicionando y la juventud es el futuro de hoy por hoy”, explica. 

Las tres áreas de trabajo del IDD incluyen la investigación, la promoción política y la capacitación. En relación a esta última área también imparten cursos de liderazgo y de género, con los que persiguen fortalecer “la participación y el empoderamiento femeninos”.

“Las mujeres deben participar en la política no solamente para cumplir con la cuota que establece el Código de la Democracia, sino para resaltar la importancia de las mujeres en el ejercicio de los cargos populares”, concluye Bolaños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *