Cistitis postcoital: causas, síntomas y cómo prevenirla

La cistitis después de mantener relaciones sexuales es un problema frecuente en las mujeres. Conoce por qué ocurre, qué es bueno para la infección urinaria y qué puedes hacer para evitarla.

Fuente: 20 Minutos
6 de mayo 2024

La cistitis postcoital es una infección urinaria que muchas mujeres en España han experimentado al menos una vez en la vida. Se caracteriza por síntomas muy molestos, como dolor o escozor al orinar, y requiere tratamiento con antibióticos. Aunque puede deberse a diversos factores de riesgo, como el embarazo o la diabetes, la cistitis que aparece tras el sexo es especialmente común por la forma en la que se origina.

La principal culpable es la bacteria Escherichia coli, que se encuentra de forma natural en el colon y alrededor de la uretra. Durante el coito, es más fácil que esta bacteria afecte al tracto urinario, ya que la cercanía del recto facilita su paso a la uretra y la vejiga. Practicar sexo anal y luego vaginal hace casi inevitable la contaminación. Además, la falta de lubricación puede causar irritaciones que deriven en pequeñas heridas, facilitando la entrada de bacterias y dejando vía libre a la infección.

Los síntomas de la cistitis postcoital suelen manifestarse en las 24 horas posteriores a la relación sexual, cuando la E. coli ya ha colonizado la vejiga. El más característico es el dolor o quemazón al orinar, sobre todo al terminar, junto con la sensación de tener ganas de ir al baño continuamente. También es habitual notar presión en la parte baja del abdomen, cambios en el color de la orina e incluso sangre.

¿Qué hacer ante una cistitis postcoital?

Si sospechas que tienes una cistitis tras mantener relaciones, es importante acudir al médico cuanto antes. El malestar puede llegar a interferir en tu día a día y, en ocasiones, se acompaña de fiebre leve. El tratamiento consiste en la toma de antibióticos recetados por el doctor.

Para prevenir futuros episodios, la Asociación Española de Urología recomienda orinar con frecuencia, especialmente después del sexo, y extremar la higiene íntima. Si la cistitis postcoital es recurrente, puede estar indicada una profilaxis antibiótica continua o que se tome justo después de cada coito para prevenir la molesta sintomatología.

En definitiva, aunque la cistitis tras el sexo es un problema muy común entre las mujeres españolas, existen formas efectivas de tratarla y prevenirla. Lo esencial es consultar al médico ante los primeros síntomas para evitar que el miedo a las molestias interfiera en tu vida sexual y en tu bienestar general. ¡Cuídate y disfruta sin preocupaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *