Divorcio: Aceptar, Soltar y Construir una Vida en Armonía Interior| Por: Diannaly Muñoz

8 de julio 2024

En nuestra travesía por la vida, nos encontramos con momentos y situaciones que nos invitan a reflexionar sobre las decisiones tomadas, llevándonos a reconsiderar nuestro rumbo. 

Uno de esos momentos que nos sacude, es cuando  nos damos cuenta de que nuestro matrimonio realmente no funciona. Muchas veces, nos unimos a alguien con las mejores intenciones, formamos una familia y compartimos épocas de felicidad, sin embargo, con el pasar del tiempo, las circunstancias evolucionan, los sentimientos cambian, y comprendemos  que esa relación no está destinada a perdurar eternamente.

Inclusive, cuando llegamos al punto de admitir que la relación ya no nos llena con amor, respeto y armonía, o que la convivencia se ha vuelto asfixiante por diversas razones, abrimos la puerta a la tranquilidad necesaria para tomar decisiones conscientes. Sin embargo, para lograrlo, es vital  dejar atrás pensamientos preconcebidos, creencias limitantes, emociones tóxicas o viejos patrones de conducta que ya no nos sirven.

Al reconocer esta realidad, decidimos por fin optar por el divorcio, lo que puede ser apreciado como una solución para evitar sufrimientos prolongados e innecesarios. 

Ahora bien, terminar un matrimonio no necesariamente representa un “fracaso”, sino más bien una oportunidad de crecimiento y hasta de búsqueda de la felicidad, porque cada persona merece vivir una vida plena, incluso si eso implica tomar caminos separados, visto que permanecer en una relación por temor a la soledad, por los hijos, por conveniencia o por miedo al qué dirán no es vivir plenamente.

Cada uno de nosotros merece  una vida auténtica, llena de amor, independientemente del miedo que pueda surgir al tomar decisiones trascendentales. Divorciarse por tanto, no es un mero trámite legal, sino también un acto de valentía, de amor propio profundo, aceptación y búsqueda de armonía interior.

En todos estos casos, es importante tener presente a los hijos cuando se toma esta importante decisión, no solo porque ellos no deberían presenciar una relación marcada por la amargura, las discusiones y la infelicidad, sino porque los niños, niñas y adolescentes tienen una protección legal pensada en el bien superior de ellos y porque además, merecen crecer en un ambiente donde el amor propio y la armonía familiar sean los pilares fundamentales para su desarrollo y bienestar.

Reconocer por tanto que en ciertas situaciones el divorcio puede ser la mejor decisión no solo para la pareja sino también para los hijos, es el primer paso hacia la creación de una nueva etapa llena de tranquilidad para todos los miembros de la familia. 

En este proceso, es fundamental recordar que las leyes y trámites vinculados al divorcio pueden ser diversos, por ello, contar con el respaldo y la asesoría legal adecuada cobra vital importancia, especialmente al considerar que esto nos ayuda a transitar este camino de manera más  eficaz, permitiéndonos comprender cuál sería la mejor alternativa a considerar y para entender plenamente los derechos y responsabilidades que nos asisten.

En Venezuela, la posibilidad de divorciarse está contemplada en nuestra legislación desde 1904, cuando se estableció la regulación que incluye las causales de divorcio, y esta institución se ha mantenido en los Códigos Civiles posteriores de 1916, 1942 y el actual vigente desde 1982.

Los tipos de divorcio  están detallados en los artículos 185 y 185-A del Código Civil Venezolano, y en tal sentido  los más comunes son el divorcio por mutuo acuerdo donde  ambas partes concuerdan en la separación y los términos del divorcio, agilizando el proceso y reduciendo conflictos. También está el  divorcio contencioso que ocurre cuando  una parte no está de acuerdo con la separación o los términos propuestos, lo que puede llevar a un proceso judicial más complejo. Por otra parte está la  separación de cuerpos que posteriormente se puede convertir en  divorcio unilateralmente sin necesidad de consentimiento del otro cónyuge. Está igualmente el divorcio por causal que se fundamenta en causas específicas establecidas en el código civil y más recientemente el divorcio por desafecto.

En cuanto a este último, vale mencionar que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ha interpretado estos artículos, permitiendo un proceso de divorcio rápido para parejas que deseen disolver su matrimonio, incluso si llevan menos de 5 años separados u otras circunstancias que dificulten la vida en común.

El divorcio por desafecto, según la referida sentencia, ocurre cuando te quieres divorciar porque no hay Affectio Maritalis o lo que es lo mismo, ya no hay amor, y es un proceso rápido, sin complicaciones y asequible, en el cual los esposos expresan ante los tribunales su decisión de terminar su matrimonio debido a la falta de sentimientos amorosos mutuos. Este proceso puede ser iniciado por uno o ambos cónyuges cuando así lo decidan.

En definitiva, independientemente de si se elige la separación de cuerpos, el acuerdo mutuo, la demanda contenciosa o el divorcio por desafecto, es importante recordar que incluso en ese momento difícil, siempre hay lugar para la esperanza y la posibilidad de recuperar la alegría. Todos merecemos una vida en la que el amor y la felicidad sean los pilares de nuestra existencia.

Vaya que las relaciones pueden cambiar de formas inesperadas, pero confía en tu poder para moldear tu destino y forjar el futuro que anhelas al desprenderte de las cargas que  limitan tu felicidad. Siempre es importante recordar que cada experiencia, incluso aquellas difíciles como el fin de una relación, nos brinda la oportunidad de crecer y aprender.

Diannaly Muñoz: Abogada. Directora del Centro de Asesoría Legal Padre Olaso. Profesional con un gran sentido de la justicia, alto nivel de experiencia en materia procesal, hidrocarburos, Derechos Humanos de las mujeres y equidad de género y un verdadero interés por asesorar y orientar a particulares para la solución de problemas legales así como su acompañamiento en trámites ante instituciones públicas o privadas, habilidades para redacción de documentos y recopilación de documentación e información.

diannalymunoz@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *