El arrepentimiento más común en las mujeres al final de la vida, según el psiquiatra Robert Waldinger (estás a tiempo de evitarlo)

Fuente: Telva
Por: María Fernanda de Córdova
16 de abril 2024

Cuál es el motivo por el que más se arrepienten las personas al final de la vida? Según Robert Waldinger, director del mayor estudio sobre felicidad humana realizado en la historia, ésta es una de las preguntas que se formuló a las personas participantes en la investigación realizada por la Universidad de Harvard durante 85 años. “Cuando al final de su vida (entre los 70 y 90 años) se preguntaba a los participantes del estudio ¿Qué cosas habrías preferido hacer menos? ¿Qué cosas habrías preferido hacer más?, tanto hombres como mujeres apuntan a menudo a su mediana edad y se arrepienten de haber dedicado mucho tiempo a preocuparse y muy poco a actuar de forma que se sintieran vivos: “Ojalá no hubiera

malgastando tanto el tiempo, ojalá no hubiera procrastinado tanto, ojalá no me hubiera preocupado tanto, ojalá hubiera pasado más tiempo con mi familia… “

EL MOTIVO POR EL QUE MÁS SE ARREPIENTEN LAS MUJERES, SEGÚN ROBERT WALDINGER

Un dato interesante: cuando diferenciamos entre hombres y mujeres, el arrepentimiento prioritario es diferente. Según ha explicado en varias ocasiones Robert Waldinger, psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, el arrepentimiento más común entre los hombres más longevos es haber pasado “demasiado tiempo en el trabajo y poco conectando con sus seres queridos”, mientras que para las mujeres, es haber pasado demasiado tiempo preocupándose por lo que pensaran otras personas”en lugar de vivir con autenticidad”. Algo similar explica Enrique Rojas en su libro Comprende tus emociones cuando, al referirse a las 6 cosas por las que más se arrepiente la gente al final de su vida cita, como una de ellas ésta: “De no haber tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los demás esperaban de mí. “En el fondo, esto tiene mucho que ver con atreverse a ser uno mismo. Saber desarrollar la propia

personalidad, puliendo y limando las aristas y puntos negativos de la misma, con la ayuda de los más cercanos y, a la vez, trabajar el programa personal diseñado previamente, teniendo claros los objetivos y luchando y batallando por irlos alcanzando”.

EL PODER DE LAS RELACIONES AUTÉNTICAS SEGÚN LA UNIVERSIDAD DE HARVARD

Según Waldinger, el estudio Una Buena vida muestra una verdad muy básica: que la calidad de nuestras relaciones no se basa en la cantidad de amigos o en la popularidad, sino en la profundidad y la autenticidad de esas conexiones. “Las relaciones no son solo esenciales como peldaños hacia otras cosas, y no son simplemente una ruta funcional hacia la salud y la felicidad. Son fines en sí mismas”, explicaba el experto recientemente en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *