Mujer Analítica

Blog

Mujer Analítica > Noticias > Internacionales > EL RÉGIMEN IRANÍ ANUNCIÓ LA MUERTE DE LA MÉDICA AIDA ROSTAMI, DETENIDA POR ATENDER A LOS MANIFESTANTES HERIDOS

EL RÉGIMEN IRANÍ ANUNCIÓ LA MUERTE DE LA MÉDICA AIDA ROSTAMI, DETENIDA POR ATENDER A LOS MANIFESTANTES HERIDOS

Fuente: itongadol.com

El jueves, el régimen anunció la muerte de una manifestante, identificada como Aida Rostami. Era médica y fue detenida por atender a manifestantes heridos en sus domicilios. Su cuerpo presentaba signos de tortura, con uno de sus ojos extirpado y la mitad de la cara aplastada. El régimen dice que murió en un accidente de auto.

Para muchas personas, el sonido del azan (Adhan) matutino, la llamada a la oración en el Islam, se asocia ahora con la ejecución de sus compatriotas, ya que la República Islámica suele ahorcarlos a primera hora de la mañana.

Los iraníes llevan tres meses de protestas, después de que la muerte bajo custodia de Mahsa Amini convulsionara el país en su movimiento de protesta más audaz. Desde el principio, a mediados de septiembre, la gente protestaba contra el régimen, exigiendo libertades fundamentales.

En las semanas siguientes, la gente también empezó a protestar por la sangrienta represión de la disidencia, que se saldó con la muerte de unas 500 personas, entre ellas 60 niños. Pero en las últimas semanas, el principal tema que se añadió al discurso de los manifestantes -y de sus simpatizantes de todo el mundo- es la ejecución de personas detenidas en las protestas.

Cada día el régimen mata a más manifestantes en las calles o les impone duras penas de prisión, pero tales brutalidades no intimidan a muchos, como se pretendía.

Otra manifestante, Donya Farhadi, de 22 años, era estudiante universitaria de Ahvaz y fue detenida durante las protestas hace varios días. El jueves se encontró su cadáver en el río Karoun, y hay informes de que fue torturada hasta la muerte.

Incluso cuando el régimen libera a un manifestante y la gente se reúne para celebrarlo, la reunión pronto se transforma en una manifestación antigubernamental, como fue el caso de Sonia Sharifi, una joven de 16 años que había sido detenida durante las manifestaciones en Abdanan, situada en el sur de la provincia de Ilam, y que fue puesta en libertad el jueves.

El viernes, los habitantes de la capital, Teherán, se reunieron en el cementerio de la ciudad para conmemorar el 40º día de la muerte de Ali Rouzbahani. Su hermano dijo en la concentración que se enfrentó a las balas del régimen porque sabía que contaba con el apoyo de todo el pueblo. «No tenemos miedo de vuestras armas y balas. No importa si matáis en Teherán, Kordestán, Juzestán o Zahedán», expresó.

También el viernes, los residentes de varias ciudades de la provincia suroriental de Sistán-Baluchistán salieron a la calle tras las oraciones, coreando consignas contra el régimen. Desde que la República Islámica empezó a ejecutar a manifestantes, un nuevo término se coló en los eslóganes de la gente, traducido aproximadamente como «República Islámica de la ejecución».

Los habitantes de las ciudades de Rask, Zahedan y otras ciudades de la provincia celebraron concentraciones, pidiendo el fin de las condenas a muerte y los ahorcamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *