Las 7 transgresiones de la princesa Diana que cambiaron para siempre a la realeza británica

Lady Di redefinió el papel de la dinastía. Desde sus acciones humanitarias hasta cambios en tradiciones, su impacto sigue vigente en la familia real moderna

Fuente: Infobae
Por: Pilar Álvarez
30 de junio 2024

La princesa Diana, conocida como “Lady Di” nació el 1 de julio de 1961 en Sandringham House, Inglaterra, es una figura que ha dejado una profunda impresión en la historia contemporánea. Diana Frances Spencer, de origen aristocrático, se convirtió en una de las mujeres más famosas del mundo tras su matrimonio con el príncipe Carlos, el heredero al trono británico, el 29 de julio de 1981. A partir de ese momento, la princesa Diana cautivó el corazón de millones de personas en todo el mundo, no solo por su carisma y elegancia, sino también por su dedicación a diversas causas humanitarias y su firmeza para desafiar las normas establecidas de la realeza.

Apodada la “Princesa del Pueblo”, Diana utilizó su posición privilegiada para poner el foco sobre cuestiones sociales y humanitarias que a menudo se encontraban fuera del radar de la aristocracia. No obstante, su vida también estuvo marcada por desafíos personales y escándalos mediáticos que revelaron la presión y las dificultades que enfrentaba detrás del glamour y las apariencias públicas. A través de sus acciones y decisiones, Diana transformó la imagen de la realeza y dejó un legado que aún se siente hasta hoy.

A continuación, estas son siete maneras en las que la princesa Diana cambió para siempre la percepción y el papel de un miembro de la realeza.

1- Causas humanitarias

Diana rompió barreras al defender causas tabúes dentro de la realeza, como la investigación sobre el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), la eliminación de minas terrestres y la lucha contra la falta de vivienda en el Reino Unido. Fue pionera al ser una de las primeras figuras públicas en ser fotografiada interactuando físicamente con víctimas del SIDA, una acción que ayudó a desestigmatizar la enfermedad y a reducir el miedo público hacia ella.

Además, Lady Di fue la primera royal en sacarse los guantes para estrechar las manos de aquellos a los que visitaba y en recorrer ella misma los territorios donde las minas antipersonales causaban estragos en los habitantes. Posteriormente, se convirtió en la cara más visible de la ayuda a los enfermos de lepra. Diana fue presidenta y madrina de más de 100 organizaciones de caridad, entre las que se destacan el hospital de niños de Londres Great Ormond Street, el Royal Marsden Hospital especializado en tratamiento de cáncer, Centrepoint, una organización para las personas sin hogar, y The Leprosy Mission.

Diana, Princesa de Gales (1961-1997) visita un hogar dirigido por la Madre Teresa para niños abandonados en Calcuta (más tarde Calcuta), India, el 15 de febrero de 1992 (Getty Images)Diana, Princesa de Gales (1961-1997) visita un hogar dirigido por la Madre Teresa para niños abandonados en Calcuta (más tarde Calcuta), India, el 15 de febrero de 1992 (Getty Images)

En uno de sus viajes humanitarios, Lady Di visitó el hogar dirigido por la Madre Teresa para niños abandonados en Calcuta, donde pudo conocer de cerca la labor de esta organización. Además, sus esfuerzos humanitarios incluyeron visitas a hospitales, escuelas y eventos de caridad en países como Angola, Bosnia, Egipto, India, Pakistán, Argentina y varios países europeos. Una de sus luchas más visibles fue contra las minas antipersonales junto a la International Campaign to Ban Landmines (ICBL), que ganó el premio Nobel de la Paz en 1997, año en que murió Diana.

2- Un nuevo enfoque para la relación con la prensa

La muerte trágica de Diana, quien murió en un accidente automovilístico marcó un antes y un después en la relación entre la familia real y la prensa. Posteriormente, el palacio alcanzó acuerdos con los medios británicos para garantizar que los fotógrafos no cruzaran ciertos límites, resultando en más sesiones fotográficas organizadas por el palacio y mayor colaboración para equilibrar la privacidad y la vida pública de los miembros de la realeza.

La Princesa Diana llegando a la Serpentine Gallery, Londres, con un vestido de Christina Stambolian, junio de 1994. (Getty Images)La Princesa Diana llegando a la Serpentine Gallery, Londres, con un vestido de Christina Stambolian, junio de 1994. (Getty Images)

3- Vulnerabilidad

Quizás la más significativa influencia de Diana fue mostrar una vulnerabilidad sin precedentes frente al escrutinio público. Habló francamente sobre sus problemas de salud mental, incluyendo la depresión posparto después del nacimiento del príncipe Guillermo. En una entrevista histórica con Martin Bashir de la BBCDiana comentó: “Bueno, tal vez fui la primera persona de esta familia que alguna vez tuvo depresión o lloró abiertamente. Y obviamente eso fue desalentador, porque si nunca lo has visto antes, ¿cómo lo puedes soportar?”. Sus hijos, William y Harry, perpetúan su legado con la campaña Heads Together, que trabaja para cambiar la conversación sobre la salud mental en el Reino Unido.

La Princesa Diana asiste a un banquete en Nueva Escocia durante la gira real por Canadá, el 15 de junio de 1983. Lleva la tiara de la Reina María. (Getty Images)La Princesa Diana asiste a un banquete en Nueva Escocia durante la gira real por Canadá, el 15 de junio de 1983. Lleva la tiara de la Reina María. (Getty Images)

4- Cercanía con el personal real

Diana también dejó una marca en la vida dentro del palacio al mantener relaciones relajadas con el personal real. Su cercana amistad con el mayordomo Paul Burrell acaparó titulares, y organizaba citas para que William y Harry jugaran con los hijos de sus empleados. Además, alentó a sus hijos a participar en la cocina, lo cual podría haber inspirado a Kate Middleton a preparar comidas caseras para su familia.

Diana de Gales y el por entonces príncipe Carlos junto a sus hijos, Harry y Guillermo, en una imagen tomada en agosto de 1997 (Photo by Johnny EGGITT / AFP) Diana de Gales y el por entonces príncipe Carlos junto a sus hijos, Harry y Guillermo, en una imagen tomada en agosto de 1997 (Photo by Johnny EGGITT / AFP)

5- Revolución en las técnicas de parto real

 En esta foto de archivo del 16 de septiembre de 1884, el prncipe Carlos de Inglaterra y la princesa Diana abandonan el hospital St. Mary en Paddington, Londres, con su nuevo hijo, Harry (AP)En esta foto de archivo del 16 de septiembre de 1884, el prncipe Carlos de Inglaterra y la princesa Diana abandonan el hospital St. Mary en Paddington, Londres, con su nuevo hijo, Harry (AP)

La princesa Diana cambió las tradiciones de parto real al dar a luz a sus dos hijos fuera del Palacio de Buckingham, donde había nacido el príncipe Carlos. El príncipe Guillermo se convirtió en el primer futuro monarca británico en nacer en un hospital, el 21 de junio de 1982, en el St. Mary’s de LondresWilliam y la duquesa de Cambridge siguieron su ejemplo, dando la bienvenida al príncipe Jorge y a la princesa Carlota en el mismo centro médico.

6- Crianza como un miembro de la Realeza

Diana, Princesa de Gales (1961 - 1997) viajando en un trineo tradicional con el Príncipe William y el Príncipe Harry durante unas vacaciones de esquí en Lech, Austria, el 30 de marzo de 1993
(Foto de Jayne Fincher/Princess Diana Archive/Getty Images)Diana, Princesa de Gales (1961 – 1997) viajando en un trineo tradicional con el Príncipe William y el Príncipe Harry durante unas vacaciones de esquí en Lech, Austria, el 30 de marzo de 1993 (Foto de Jayne Fincher/Princess Diana Archive/Getty Images)

En lugar de elevar a sus hijos a un pedestal, como se esperaba, Diana se esforzó por crear una sensación de normalidad para William y Harry. Su hijo menor explicó en una entrevista: “Tomó la decisión de que, pase lo que pase, a pesar de todas las dificultades de crecer bajo esa luz y en ese escenario, se aseguraría de que ambos tuviéramos una vida lo más normal posible. Y si eso significa llevarnos a comer una hamburguesa de vez en cuando o colarnos en el cine, o conducir por los caminos rurales con el techo abierto en su viejo BMW de la escuela para escuchar a Enya”.

7- Viajes oficiales pero familiares

(Shutterstock)(Shutterstock)

Cuando Diana y el príncipe Carlos se disponían a realizar una gira oficial por Australia y Nueva Zelanda en 1983, ella insistió en que William (quien entonces tenía solo 10 meses) acompañara a sus padres. Usualmente, los niños de la realeza no participaban en estos viajes, pero la decisión de Diana de mantener a su familia unida explica por qué el príncipe Jorge y la princesa Carlota ahora suelen estar presentes en las aventuras en el extranjero.

La influencia de la princesa Diana sigue siendo un pilar en la realeza moderna, al transformar prácticas y enfoques que continúan en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *