Mujer Analítica

Blog

Mujer Analítica > Noticias > Actualidad > “Las señoras del narco: Amar en el infierno”: famosas mexicanas que han sido atraídas por el poder

“Las señoras del narco: Amar en el infierno”: famosas mexicanas que han sido atraídas por el poder

La periodista e investigadora Anabel Hernández ha desatado una tormenta con su reciente obra, una continuación de su trabajo anterior, “Emma y las otras señoras del narco”

Anabel Hernández vuelve a poner el dedo en la llaga con su libro más reciente Las señoras del narco Amar en el infierno

Fuente: Infobae
Por Santiago Díaz Benavides
16 de octubre 2023

Anabel Hernández lleva varios años adentrándose en los círculos más oscuros del narcotráfico en México. Después de la publicación de su obra Emma y las otras señoras del narco, donde la periodista instó a romper el pacto de impunidad existente en los cárteles de la droga, un mensaje inquietante llegó a sus manos.

Mujeres y hombres decidieron compartir los oscuros secretos que habían mantenido ocultos en el mundo en el que han vivido, entre ellos Celeste, una mujer que había compartido más de una década con Arturo Beltrán Leyva.

Su relato le sirve de guía a Hernández en su nuevo libro para llevar a los lectores en un viaje por el abismo que surge luego de conocer íntimamente a los jefes de la droga más temidos de nuestra época.

Publicado por Grijalbo, uno de los sellos del grupo editorial Penguin Random House, Las señoras del narco: Amar en el infierno ha sacado a la luz oscuras conexiones entre figuras del espectáculo y el crimen organizado en México, lo que ha llevado a amenazas de demandas y ha puesto en el ojo público nombres conocidos.

Anabel Hernández introduce al lector en un mundo fascinante y peligroso, donde se mezclan el glamour del entretenimiento y la crueldad del narcotráfico.

A través del testimonio valiente de Celeste, quien fuera la pareja sentimental de Arturo Beltrán Leyva, uno de los líderes del crimen organizado más temidos en México, los lectores nos embarcamos en un viaje por los entresijos del inframundo del narcotráfico.

Hernández nos lleva por una montaña rusa donde no solo se desentrañan los oscuros secretos de los jefes de la droga, sino también la participación de funcionarios públicos, empresarios y políticos en este siniestro escenario.

infobae

El libro arroja luz sobre la relación de numerosas celebridades con Arturo Beltrán Leyva y su cártel. Entre las figuras del espectáculo mencionadas se encuentran Ninel CondeGalilea MontijoKarla LunaKarla PaniniPatricia NavidadMariana RíosDorismar y Betty Monroe.

Cada uno de estos nombres ha sido vinculado de una u otra forma con el mundo del narco, lo que ha generado reacciones variadas y amenazas de demandas por “uso indebido” de imagen.

La obra de Hernández no solo expone estas conexiones, sino que también profundiza en la psicología de quienes se ven atraídos por el mundo del crimen organizado, revelando la influencia de los hábitos y costumbres de los narcotraficantes en sus acciones. Según Hernández, estos detalles pueden arrojar luz sobre la violencia y la sed de poder que caracterizan a este mundo.

El libro ha causado revuelo en la opinión pública y en el mundo del espectáculo, con algunas de las figuras mencionadas, como Galilea Montijo y Ninel Conde, negando enérgicamente las acusaciones y amenazando con acciones legales.

Las señoras del narco: Amar en el infierno es un trabajo periodístico de alta factura. La obra nos recuerda que la línea entre el glamour y el crimen puede ser más delgada de lo que imaginamos, y nos invita a cuestionar la influencia de estos oscuros nexos en la sociedad y la nación en su conjunto. En última instancia, nos plantea la pregunta: ¿hasta dónde llega el alcance de este infierno en el que algunas “aman”?

Así empieza “Las señor del narco”

Conocí a Celeste V. una fría mañana del 28 de enero de 2022 en una ciudad de Colorado, Estados Unidos, luego de semanas de interacción vía correo electrónico, mensajes de texto y un par de llamadas telefónicas.

Nuestro primer contacto ocurrió el 6 de diciembre de 2021, días después de la publicación de mi libro Emma y las otras señoras del narco, el cual cimbró un mundo que hasta ese momento había estado prácticamente inexplorado: el de las madres, esposas, hijas, amantes y parejas que han formado parte de los núcleos familiares de la cúpula del Cártel de Sinaloa y asociados. Indagué sobre sus historias no desde el punto de vista de “muñecas decorativas”, sino como piezas fundamentales en la preservación del mundo criminal patriarcal en el que habitan en jaulas con barrotes de oro, pero frágiles como el cristal.

Las reacciones más virulentas vinieron de mujeres y hombres del mundo del espectáculo, cuyos nombres salieron a relucir en mi investigación periodística como parte de los círculos íntimos de los jefes de la droga: cortesanos y cortesanas, juglares y bufones del reino del crimen organizado.

Tras la publicación del libro lancé una convocatoria subversiva: hice un llamado a romper el pacto de impunidad a aquellos que hubieran sido o sean parte de esos núcleos familiares que componen la cúpula de los cárteles de la droga. Fue así que hombres y mujeres respondieron a mi llamado, insiders que decidieron revelar los secretos del mundo en el que han vivido

Tengo 20 años indagando el sistema criminal en México, a los cárteles de la droga y sus nexos al más alto nivel con el poder gubernamental, político y empresarial. Fuera del confort del cliché habitual, he explorado su modus operandi, su estructura y sus redes de complicidad. La búsqueda de respuestas y las consecuencias al encontrarlas han marcado mi propia historia.

Quienes me contactaron de alguna manera sentían que éramos viejos conocidos porque durante años he retratado de forma fidedigna el mundo en que han habitado. Una tierra de “monstruos” donde los peores no siempre son aquellos que son expuestos por las autoridades como los únicos responsables del “mal”, sino más bien aquellos que a escondidas alimentan y protegen a la “bestia” para que crezca y luego la usen para acumular poder, fama y dinero.

La periodista de investigación y escritora mexicana Anabel Hernández habla durante una entrevista con EFE el 26 de septiembre de 2023, en la Ciudad de México (México). EFE/Mario Guzmán
La periodista de investigación y escritora mexicana Anabel Hernández habla durante una entrevista con EFE el 26 de septiembre de 2023, en la Ciudad de México (México). EFE/Mario Guzmán

* * *

Mi nombre es Celeste, quiero comentarle que fui amiga íntima y confidente de Arturo Beltrán Leyva durante más de 10 años, y con él tuve una hija. Mi cercanía con Arturo era tal que por supuesto llegué a conocer a muchísimas personas de su entorno, me gustaría poder ampliar algunos de los datos de su libro, y quizá ampliar algunos detalles de su información. Si le interesa mi versión de los hechos, le puedo aportar pruebas, lugares y desde luego mi testimonio.

* * *

Ese fue el mensaje que Celeste me envió en respuesta a mi emplazamiento. Cuando lo leí, me sentí como una especie de náufrago que en su soledad lanzó una botella al mar pidiendo ayuda sin saber si habría respuesta. Quien vino a mi encuentro no fue la guardia costera, sino otro náufrago que voluntariamente se involucró en el crimen organizado, navegó en sus profundas y turbias aguas, fue destruida por las tormentas, mordida por tiburones. Cada vez que intentó salir, quedaba atrapada en remolinos que la regresaban al mismo punto de partida, hasta que un día, con el último aliento, encontró la fuerza para llegar hasta la otra orilla.

Durante lustros de investigación, estudiando modelos institucionales de combate al crimen organizado, he comprendido que quienes pueden explicar mejor el fenómeno criminal son los que han vivido dentro.

Un detonador para que Celeste me contactara fue el video dado a conocer por la famosa conductora de televisión Martha Galilea Montijo Torres, mejor conocida como Galilea Montijo, quien llorando dramáticamente negó de manera implícita haber tenido una relación sentimental con Arturo Beltrán Leyva, como lo revelé en Emma y las otras señoras del narco. Pero el factor determinante fue el homicidio de la actriz y cantante Tania Mendoza, ocurrido el 14 de diciembre de 2021 en Cuernavaca, Morelos, quien también fue pareja sentimental de Arturo Beltrán Leyva.

* * *

Con mi historia se entrelaza la de una multitud de personajes, bastante complejos y pertenecientes a todos los ámbitos; cuento con mucha información que le servirá para completar sus investigaciones. Le adelanto que, por supuesto, le daré más información de la relación de Arturo y Galilea, así como lugares de reunión, inmuebles en los que personalmente vi a Galilea y cosas mucho más delicadas.

Probablemente ninguna de las esposas de los personajes que usted investiga sepa tanto del tema como su servidora, ya que desde que tenía 19 años me convertí en su sombra y confidente de todos sus asuntos.

Temo por mi vida. No sé cuál sea mi destino, mi vida está en manos de Dios, pero debo descargar toda la información que he acumulado antes de que algo me pase.

* * *

Ese fue el segundo correo electrónico que me envió el 17 de diciembre de 2021. Yo estaba en plena promoción del libro Emma y las otras señoras del narco. Planifiqué un viaje a Estados Unidos para enero de 2022. Escogimos como punto de encuentro una ciudad neutral.

Celeste y yo nos reunimos durante varios días en enero y marzo de ese año, en la pequeña habitación de un discreto hotel. La liviana nieve que como plumas acariciaba el ventanal contrastaba con sus palabras que comenzaron a caer como lluvia de plomo.

Me informó que ella se encontraba en Estados Unidos después de solicitar asilo. Había llegado ahí por instrucciones de Arturo Beltrán Leyva y tuvo reuniones con distintas autoridades del Departamento de Justicia de ese país. Con ellos compartió la información de la que tuvo conocimiento directo durante su vida compartida con el jefe narco. Para salvaguardar su seguridad física y con el fin de no obstaculizar indagatorias institucionales, me reservo sus apellidos paterno y materno.

En la pequeña habitación del hotel, durante largas sesiones de entrevistas, Celeste se convirtió en una especie de Caronte y fungió de guía en un viaje dentro del infierno en que ella vivió personalmente y conoció a los jefes de la droga más temidos en los últimos tiempos en México, y cuyo legado de horror sigue influyendo en la vida de la nación.

En lugar de tomar la tradicional barca rumbo al Hades, con Celeste subí a un tren de montaña rusa para descender al inframundo. Fue un tempestuoso viaje con pendientes pronunciadas, bajadas en caída libre, giros inesperados y cruces mortales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *