Los 3 cambios físicos más relevantes que las mujeres empiezan a notar a partir de los 40 años según una entrenadora personal

Conocer nuestro cuerpo forma parte de un proceso de aprendizaje que nos ayudará a saber cómo tenemos que cuidarnos las mujeres a partir de los 40 años para sentirnos con mejores niveles de energía y mantenernos en forma.

Fuente: Women’s Health 
Por: Eva Machón Saavedra
9 de mayo 2024

El paso del tiempo hace que nuestro cuerpo vaya cambiando inevitablemente y no necesariamente a peor. La clave está en entenderse a una misma e ir conociendo qué implica pasar por las diferentes fases de la vida. Es quizá a partir de los 40 años cuando más empezamos a notar cambios tanto a nivel físico como a nivel emocional. Esto se produce por una serie de desbalances hormonales por los que poco a poco vamos notando que nuestro organismo no gestiona las energías de la misma manera que cuando teníamos 30 años ni asimila tan bien los cambios de hábitos que hacemos.

Sobre esto ha reflexionado en sus redes sociales esta coach y entrenadora personal de 53 años, Cristina Egea, que se dedica a divulgar contenido sobre cómo combatir los cambios hormonales que hacen que las mujeres cambiemos física y emocionalmente una vez cumplimos los 40.

Los 3 cambios físicos más importantes que experimentan las mujeres a partir de los 40 años

Es cierto que no todas somos iguales y por tanto puede que te sientas más identificada o menos con estos síntomas. Pero según Cristina, serían los siguientes:

  • Tu resistencia a la insulina hace que acumules grasa en la zona abdominal incluso aunque nunca hayas tenido.
  • Empiezas a notar progresivamente un descenso de masa muscular. “El músculo quema el triple de calorías que la grasa, por eso al perderlo, tu metabolismo se irá frenando e irás ganando peso”.
  • La bajada de estrógenos hará que probablemente sientas más ansiedad por la comida y estés más irritable.

Para combatir estos síntomas es importante aprender a entender qué le sienta mejor a tu cuerpo. Los consejos fundamentales es que es el momento de empezar a cuidarse optando siempre por llevar una alimentación saludable, lejos de dietas restrictivas y ayunos no controlados, mantenerse activas haciendo ejercicio a diario -sobre todo entrenando la fuerza y combinarlo con sesiones de tipo cardiovascular-. Por último, respetar las horas de descanso y evitar el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *