Los bochornos de la menopausia son más peligrosos de lo que se creía, así que empieza a prepararte

Fuente: CNN En Español
Por Sabdee LaMotte
27 de septiembre 2023

 La sensación de calor surge de la nada, tan feroz para algunas mujeres que la cara arde y el sudor brota por todos los poros del cuerpo. Bienvenidas a los bochornos y otros síntomas de la menopausia, una experiencia que, según los expertos, compartirá el 75% de las mujeres si viven lo suficiente.

Aunque falten años o décadas para que entres en la menopausia, es hora de prestar atención a tus síntomas porque, según los nuevos datos científicos, la experiencia de los bochornos puede ser perjudicial para la salud en el futuro.

Estudios inéditos, que se presentaron este miércoles en la reunión anual de la Sociedad de la Menopausia  en Filadelfia, descubrieron que los bochornos intensos están asociados a un aumento de la proteína C reactiva, que es un marcador de futuras enfermedades cardíacas, y a un biomarcador sanguíneo que podría predecir un diagnóstico posterior de alzhéimer.

“Es la primera vez que la ciencia demuestra que los sofocos están relacionados con los biomarcadores sanguíneos de la enfermedad de Alzheimer”, afirma la Dra. Stephanie Faubion, directora de la Clínica Mayo de Especialidades en Salud de la Mujer de Jacksonville, Florida y directora médica de la Sociedad de Menopausia.

“Esta es otra prueba de que los bochornos y los sudores nocturnos pueden no ser tan benignos como creíamos en el pasado”, afirma Faubion, que no participó en los estudios.

Riesgo de alzhéimer

Cerca de 250 mujeres de entre 45 y 67 años con síntomas menopáusicos llevaron un dispositivo para medir objetivamente la calidad de su sueño durante tres noches. Las mujeres también llevaban monitores de sudor para registrar sus sofocos en una de esas noches. A continuación, los investigadores extrajeron muestras de sangre de las participantes en el estudio y las examinaron en busca de un biomarcador proteico específico de la enfermedad de Alzheimer denominado beta-amiloide 42/40.

Comentarios del anuncio

“Beta-amiloide 42/40 se considera un marcador de placas amiloides en el cerebro, que es uno de los componentes de la fisiopatología de la demencia de la enfermedad de Alzheimer”, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Rebecca Thurston.

“Descubrimos que los sudores nocturnos se asociaban a perfiles adversos de beta-amiloide 42/40, lo que indica que los sofocos experimentados durante el sueño pueden ser un marcador de las mujeres con riesgo de demencia por Alzheimer”, dijo Thurston, profesora de psiquiatría, epidemiología y psicología que dirige el Laboratorio de Salud Bioconductual de la Mujer en el Pitt Public Health de la Universidad de Pittsburgh.

El biomarcador no identifica si una persona tiene la enfermedad de Alzheimer clínica, dijo Thurston, solo la posibilidad de desarrollar la enfermedad en el futuro.

“En otras palabras, los sofocos nocturnos no son la causa de este riesgo. Son solo un marcador de las personas que tienen un mayor riesgo”, dijo Faubion. “Del mismo modo, no sabemos si tratar los sudores nocturnos disminuiría el riesgo. Eso no lo sabemos”.

El estudio también analizó dos biomarcadores de la proteína tau, el otro signo distintivo de la enfermedad de Alzheimer, pero no halló ninguna asociación, dijo Thurston. “Estos biomarcadores aún se están desarrollando rápidamente, y aunque se han validado en este punto, aún nos queda mucho por aprender”.

Gracias a las mediciones objetivas del sueño, los investigadores pudieron descartar el papel de la falta de sueño, un conocido factor de riesgo de demencia, en los resultados. Investigaciones anteriores  que también controlaban el sueño descubrieron que los sofocos y los sudores nocturnos estaban relacionados con un rendimiento deficiente de la memoria y con alteraciones de la estructura, función y la conectividad cerebrales.

“Todos los hallazgos convergen para subrayar que hay algo en estos síntomas vasomotores nocturnos, aparte del propio sueño, que afecta al cerebro”, afirma.

Cardiopatías

Otro estudio presentado en la conferencia por el equipo de Thurston analizó los marcadores inflamatorios de las enfermedades cardíacas. Según investigaciones anteriores de Thurston, las mujeres que declaraban tener bochornos frecuentes o persistentes durante la menopausia precoz presentaban un riesgo entre un 50% y un 80% mayor de sufrir episodios cardiovasculares como infartos de miocardio, apoplejía e insuficiencia cardíaca.

Según los expertos, los sofocos frecuentes de moderados a intensos pueden durar entre siete y diez años de media, y los menos frecuentes o intensos incluso más.

En esta nueva investigación, los científicos utilizaron monitores de sudor en 276 mujeres que formaban parte del estudio MSHeart para medir de forma más objetiva la frecuencia e intensidad de los bochornos durante el día y la noche.

“En realidad, muchas personas informan de menos sobre sus sofocos, diciendo que no tienen muchos cuando en realidad sí los tienen”, explica Faubion. “Utilizar este monitor es una forma objetiva de cuantificarlos”.

Los investigadores compararon la frecuencia e intensidad de los bochornos con las mediciones en sangre de la proteína C reactiva, una proteína que indica los niveles de inflamación en el organismo y que se utiliza para determinar el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular en personas que aún no padecen enfermedades cardíacas.

Los resultados mostraron que los bochornos durante el día se asociaban a niveles más altos de proteína C reactiva, incluso después de ajustar otras posibles causas como la edad, el índice de masa corporal (IMC), la educación, el origen étnico, la hormona estradiol y la raza.

“Este es el primer estudio que examina los bochornos medidos fisiológicamente en relación con la inflamación y añade pruebas a un creciente cuerpo de literatura que sugiere que pueden significar un riesgo vascular subyacente”, dijo la autora principal Mary Carson, estudiante de doctorado en Clínica y Biosalud en el departamento de Psicología de la Universidad de Pittsburgh, en un comunicado.

Qué se puede hacer

Dado que las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte de las mujeres en el mundo, los médicos deberían empezar a preguntar a sus pacientes sobre sus experiencias con los bochornos como factor de riesgo de futuras enfermedades, según Faubion.

“Las mujeres que puedan estar teniendo sudores nocturnos en particular pueden necesitar evaluar su riesgo cardiovascular en general”, dijo.

“En cuanto a lo que hay que hacer, las recomendaciones van a ser las mismas que para la salud del corazón y del cerebro: dormir mejor, una dieta adecuada, un programa de ejercicio regular, reducir el estrés, mantenerse conectado socialmente y hacer algo que estimule el cerebro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *