Mujer Analítica

Blog

Mujer Analítica > Variedades > Espectáculos > María Gabriela Isler: «Amanda Dudamel merecía la corona»

María Gabriela Isler: «Amanda Dudamel merecía la corona»

Miss Venezuela 2021 estuvo a un paso de convertirse en Miss Universo 2022 en la edición que se celebró en New Orleans el sábado pasado. Miss Estados Unidos, R’Bonney Gabriel, se coronó como la reina universal. La directora de imagen del Miss Venezuela, Miss Universo 2012, celebra la posición de la joven merideña y le augura un buen camino profesional. Destaca el compromiso y la disciplina con la que se preparó, así como el del equipo que la acompañó durante un año de trabajo. Habla de cambios en la organización y de los retos que está dispuesta a asumir

Fuente: El Nacional

Venezuela volvió a brillar ante el universo. Cuatro años después de la salida de Osmel Sousa de la Organización Miss Venezuela (OMV), una venezolana conquistó el top 3 del Miss Universo. Lo hizo Amanda Dudamel Newman, diseñadora de modas de 23 años de edad, quien se quedó a un paso de convertirse en la reina del concurso de belleza más importante del mundo. Dudamel se convirtió el pasado sábado en la virreina universal, en una competencia en la que triunfó Miss Estados Unidos. Una victoria cuestionada por seguidores del concurso y personalidades del espectáculo.

A pesar del resultado, María Gabriela Isler, directora de imagen de la OMV, no tiene dudas de que el desempeño de la joven merideña fue perfecto. Aseguró que debió ser coronada como Miss Universo 2022. «Amanda, sin duda, merecía una corona universal».

Además, Isler -la última en conseguir el título de Miss Universo para Venezuela (2012)- resalta que la organización preparó de manera integral a Amanda Dudamel. Pero reconoce que fue una competencia reñida entre las favoritas.

USA3115 NUEVA ORLEANS LA EEUU 14012023 Fotografía cedida por Miss Universo donde aparecen de izq a dcha Miss Universo Venezuela 2022A manda Dudamel Miss Universo Estados Unidos 2022 R’Bonney Gabriel y Miss Universo República Dominicana Andreina Martínez Founier mientras esperan los resultados del concurso Miss Universo 2022 hoy en el Ernest N Morial Convention Center en Nueva Orleans Luisiana Estados Unidos EFE Benjamin Askinas Miss Universe SOLO USO EDITORIAL SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA CRÉDITO OBLIGATORIO

«Como venezolana, más allá de como directora, siempre vamos a querer ver a nuestras jóvenes brillar y conquistar los títulos internacionales. Sin duda alguna, Amanda era merecedora de una corona universal. Sin embargo, tenemos una excelente virreina. Le deseamos el mayor de los éxitos a Miss Estados Unidos, quien también tuvo una participación muy bonita. Desconocemos cómo se manejaron los puntajes. Es decir, en qué momento quizás subió una, en qué momento se emparejaron. Pero sin duda fue una competencia bastante cercana entre las grandes favoritas», aseguró Isler.

Y concluida la participación de Dudamel, la Organización Miss Venezuela se alista para la preparación de Diana Silva para la siguiente edición del Miss Universo. Se espera que el concurso se lleve a cabo a finales de año en El Salvador.

—¿Cómo describiría la participación de Amanda Dudamel en el Miss Universo?

—Sin duda alguna como organización pensamos que la participación de Amanda fue simplemente magnífica de principio a fin; cada día de competencia dio el máximo de su potencial. En cada uno de los espacios que tuvo para brillar pudo destacarse de una forma auténtica, cercana, agradable, humilde. Creo que lo que más pudo calar fue ese ángel que Amanda tiene y que sin duda trasciende y conquista a todas las personas a su alrededor. Fue una participación profesional en todos los sentidos. Es una joven dedicada y comprometida en cada cosa que se propone, y desde que inicia hasta que la culmina lo hace con altos niveles de excelencia, de compromiso, de dedicación, de disciplina y eso viene en sus venas y de crianza en su familia. Nosotros honrados de formar parte de lo que fue su formación, su preparación todo este año, para potenciar esas capacidades, para pulir todo el potencial que tenía Amanda y para verla brillar con muchísimo esfuerzo durante esta concentración.

—Viendo ahora lo que fue la competencia, ¿qué cree que falló para no lograr la corona?

—Como venezolana, más que como directora, siempre vamos a querer ver a nuestras jóvenes brillar y conquistar los títulos internacionales. Sin duda alguna, Amanda era merecedora de una corona universal. Sin embargo, pues no ocurrió así. Pero tenemos una excelente virreina universal, que va a sumarse a los compromisos internacionales que le ponga la organización en este nuevo año, que se avecinan cambios y va a formar parte de actividades en Nueva York y Tailandia. Así como bien lo manifestó la nueva dueña de la organización. Para nosotros, obviamente, es una felicidad absoluta verla brillar, el formar parte de esta historia con ella como embajadora y representante. Le deseamos el mayor de los éxitos a Miss Estados Unidos, que también tuvo una participación muy bonita y quien tenía una barra también inmensa de gente apoyándola y quien, como Amanda, también pudo destacarse en los diferentes espacios de la competencia. Desconocemos cómo se manejaron los puntajes, en qué momento quizás subió una y en qué momento se emparejaron. Pero, sin duda, fue una competencia bastante cercana entre las grandes favoritas esa noche. Así que bien merecido también su triunfo y que Dios le permita tener un año maravilloso de éxitos, que también le auguramos a Amanda que, con su energía, no hay nada distinto a buenas cosas que vayan a llegar a su vida.

—La madre de Miss Puerto Rico arremetió en contra de la organización e insinuó que Amanda Dudamel había conseguido ser primera finalista debido a su relación con Jacqueline Aguilera, quien trabajó para la organización. ¿Qué opina sobre eso?

—Jacqueline en el Miss Universo formó parte de las marcas aliadas este año de la Organización Miss Universo con su emprendimiento de traje de baños. La participación de Jacqueline Aguilera, como la de cualquier aliado comercial, no debería impactar porque, por ejemplo, MUBA es un aliado de maquillaje de Colombia. Evidentemente, Jacqueline es un aliado que representa un pedacito de Venezuela. A través de nuestras plataformas de la Organización Miss Venezuela también comunicamos que Jacqueline ya no forma parte del equipo y le deseamos el mayor de los éxitos. El mérito de Amanda es 100% propio, de un año de trabajo de proyectos, donde pudimos ver como venezolanos su evolución y su crecimiento. También vimos cómo poco a poco fue conquistando espacios con su trabajo.  Sería egoísta decir que el mérito lo tendría por razones distintas a su trabajo. Aprovecho también para agradecerle a todo el equipo porque una reina nace, pero también se termina de pulir en el camino y son muchos los profesionales que están detrás de una reina de belleza y detrás del equipo del Miss Venezuela.

—En el año 2021 conversé con la Nina Sicilia sobre lo que estaba pasando con la clasificación de las venezolanas y me comentó que harían correcciones para que la Miss Venezuela tuviera una mejor participación. ¿Cómo fue la preparación de Amanda Dudamel ese año, que diferencia hubo en relación con los últimos años? ¿Por qué en este caso sí consiguió figurar?

—Creo que estas revisiones también las hacemos un poco en base a la visión y lo que está buscando la organización cada año. En estos estos últimos años también hemos visto cómo han cambiado un poco los requerimientos de admisión al certamen, cómo la postura de la organización ha ido evolucionando y, en base también a estos criterios internacionales, como organización tratamos de seguir avanzando. En el caso de Amanda, creemos que todo va a depender de la personalidad de cada reina que tengamos. Cada reina es distinta, cada reina tiene historias diferentes, cada reina tiene una personalidad diferente y más allá de establecer cambios o parámetros fijos, nos toca también evolucionar con cada reina que tengamos. En el caso de Amanda fue una preparación en todos los sentidos: tenerla en pantallas para promover un poco la espontaneidad, la soltura frente a cámara, trabajar su entrenamiento físico. Son muchísimas personas las que forman parte de su preparación, que no va a tener éxito al menos de que la candidata asuma este compromiso con disciplina, con aplomo y en este caso, esa magia sucedió, al poder pulir todas las todas las habilidades y las capacidades que tenía Amanda. Fue un año de preparación. Tanto a nivel de imagen como a nivel de preparación personal, comunicacional y digital incluso, porque crecimos junto a ella con sus proyectos digitales. Tratar de poner en una lista la revisión de las cosas y cómo fue este año preparación, me quedaría corta porque son muchas áreas y muchos aspectos que no hubiese podido ser exitoso sin el compromiso de Amanda y sin su pasión, su ingenio y la inteligencia con la que ella ha llevado todo esto.

—¿Ya conocen la agenda de Amanda Dudamel como virreina universal y tienen pensado su regreso a Venezuela?

—No manejamos en este momento los detalles de lo que van a ser sus próximos pasos. Evidentemente toda la energía está puesta en la nueva Miss Universo. Sin embargo, a medida de que la organización nos vaya informando, se hará pública esta nueva metodología de involucrar a las finalistas. Sí está previsto que Amanda retorne pronto a Venezuela y esperamos que sea en los próximos días. Y poco a poco ella irá contando más acerca de sus proyectos y sus metas personales, que ya todos pudimos ver en el transcurso de estos días que están bien claras para ella. Es una joven que conoce muy bien cómo quiere proyectar su carrera profesional.

—Mucho se dice de la situación de la Organización Miss Venezuela. Por ejemplo, se habla del rol de Nina Sicilia, que asumió otras responsabilidades en Cisneros Media. Esto coincide con la salida de Jacqueline Aguilera. ¿Cómo ve usted el futuro de la organización y cuál es la situación actual?

—Siendo sincera, aterricé ayer (martes) a Venezuela. Todavía me toca incorporarme a lo que van a hacer las nuevas revisiones y los nuevos planteamientos para el año 2023. Como equipo seguimos trabajando de forma bien amplia. Es decir, a pesar de que yo manejo la parte de comunicación y formación, también me gusta involucrarme en otros procesos de la operatividad y de la gestión. Nina Sicilia sigue manejando todo lo que es el área logística y operativa. Sigue con sus funciones como gerente general a pesar de tener otro rol en la Organización Cisneros. Seguimos trabajando, seguimos enfocados, seguimos funcionando de la misma forma. Obviamente tendremos este año que hacer incorporación de nuevo personal, será un gusto tener a personas con nuevas ideas en el área de imagen. Ahora, principios de años, nos toca aterrizar a todos e iniciar estas conversaciones de cómo vamos a seguir avanzando en pro de seguir conquistando la excelencia, de seguir obteniendo clasificaciones internacionales, seguir creciendo dentro de los espacios del territorio nacional con nuestras franquicias regionales y fortaleciendo la corporación Miss Venezuela para que se siga reconociendo como la marca de mayor potencial y valor a nivel de concursos de belleza en el país.

—En caso de que haya cambios, ¿usted se siente preparada para asumir las riendas del Miss Venezuela? ¿En algún momento pensó que sería parte de la directiva del concurso?

—Empezaré por la segunda pregunta, porque en ningún momento tenía visualizado como parte de mi plan de vida formar parte de la dirección nacional del Miss Venezuela. Así como muchas niñas nacen con un sueño de ser miss o de formar parte de proyectos, en mi caso fue una propuesta que me cayó por sorpresa, soy fiel creyente de que a veces el destino tiene oportunidades para nuestro desarrollo profesional que se presentan como retos. Lo decidí asumir como un reto país; en el momento en el que me lo propusieron, era una forma de regresar a Venezuela físicamente y de devolverle en una forma tangible o intangible tanto de lo que me ha dado, llevándola desde mi pedacito como directora y un poco a las candidatas con oportunidades, herramientas. Es mi proyecto país tratando de dejar algo mejor. Entonces, no lo vi como nunca como parte de mis metas personales y profesionales. La asumo con el mayor cariño del mundo y sigo acá porque creo en el proyecto. Solo estoy alineada con las cosas en las que creo que tienen un potencial de valor trascendente y Miss Venezuela, como icono del país, tiene ese potencial. Por eso me gustaría ser parte de su evolución, de su transformación. También ser parte del legado de dejar algo mejor que como lo encontré en algún momento y de sumar a la vida de muchas mujeres a través de mi presencia. Ahora, en aquel momento creo que no me sentía lista, pero me sentía motivada. En este momento, creo que me sentiría con conocimiento o preparada para entender la magnitud de la responsabilidad. Sin embargo, como bien te he explicado hace poco, una sola persona no es suficiente para poder llevar este peso de la organización. Son muchísimas decisiones, operaciones y las áreas de desarrollo y de trabajo que deben cubrirse. Siento que como corporación lo más responsable y profesional es tener personas capacitadas en distintas áreas que puedan desarrollar su máximo potencial. Esto para que los resultados de cada empresa sean los más óptimos posibles. Me siento con capacidades plenas para seguir sumando al equipo de trabajo, para seguir aportando desde mis conocimientos y mis ideas. Pero soy fiel creyente que caminando en conjunto se llega más lejos que sola. Así que sea lo que Dios quiera de aquí a futuro, pero por mi parte mi compromiso es 100% con el equipo de trabajo.

—Miremos un poco al pasado. Se cumplieron 10 años de su coronación como Miss Universo en Moscú. ¿Qué tanto cambio su vida ese momento?

—Obviamente mi vida cambió mucho (risas). Desde que entregué la corona he tenido la oportunidad de crecer profesionalmente en muchos aspectos, desde el mundo humanitario hasta el del entretenimiento. Estoy construyendo la vida que decidí construir, creo que cada paso que he dado ha sido por la visualización que he querido para mi futuro. Quería casarme, quería tener familia, quería regresar a Venezuela y he podido poco a poco ir chequeando de mi lista esas cosas que me dan felicidad. Quería regresarle al país, de cierta forma, mi compromiso y lo estoy haciendo a través de la organización. Así que ha cambiado muchísimo. Como mujer puedo decirte que me siento muchísimo más segura, más confiada en mis capacidades y en el potencial que tengo. Soy una mujer que cree que en este momento estoy en completo entendimiento de mis virtudes y debilidades. Muy feliz de cada experiencia vivida, han sido años de cosas positivas, de retos que quizás uno nunca está listo para enfrentar comunicacionalmente. Pero satisfecha y trabajando en próximos pasos a nivel personal que me faltan por cumplir y que estoy muy segura disfrutarán conmigo más adelante.

—Esta organización es diferente a la que usted conoció como reina universal. Ha cambiado al menos tres veces de dueños. ¿Cómo describiría el Miss Universo actual y cómo lo ve en el futuro?

—Ha cambiado de dueños, pero no el corazón de la organización, que es el equipo. La mayoría de las personas se mantienen, incluyendo a su presidenta Paula Shugart. La nueva dueña se ve que ha entendido este negocio porque al final del día esto es un negocio, una corporación. Se ve que es alguien con la motivación, con las ganas, con la visión y con la estrategia para llevarlo al siguiente nivel. Las expectativas son bastante positivas. Pudiéramos ver que van a ser Miss Universo mucho más glamorosos porque es lo que ella ha promovido en sus eventos locales en Tailandia. Pero la base de la organización sigue buscando a una mujer completamente en control de su liderazgo, capaz de transformar y de impactar positivamente a otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *