Presidenta de la Plataforma One Health, Maite Martín: El enfoque “Una sola salud” y los efectos en cascada

La presidenta de la Plataforma One Health, Maite Martín Ibáñez, analiza en este artículo la importancia, efectos y beneficios del enfoque integral “Una sola salud” para las personas, los animales y el medioambiente, así como su poder transformador.

Fuente: EFE

17 de agosot 2023

Maite Martín es licenciada y doctora en Veterinaria por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y profesora del departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Facultad de Veterinaria en este centro universitario.

Fue presidenta de la Conferencia de Decanos y Decanas de facultades de Veterinaria de España entre 2020 y 2022 y preside la Plataforma One Health (Una Sola Salud) desde su creación en 2021.

El enfoque “Una sola salud” y los efectos en cascada

Maite Martín Ibáñez, presidenta de la Plataforma One Health (Una Sola Salud)

Ha sido necesaria una pandemia como la originada por la COVID-19, con consecuencias devastadoras a todos los niveles, para que el enfoque Una Sola Salud (One Health) empiece a transcender más allá del ámbito científico.

Y ello a pesar de que organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de Sanidad Animal o la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, entre otros, llevan más de una década impulsando acciones encaminadas a que los diferentes países transiten hacia un modelo que aborde la salud considerando los tres pilares que la sustentan: la salud de las personas, la salud de los animales y la salud del medioambiente (incluidos los ecosistemas y las especies vegetales).

La esencia del enfoque One Health (Una Sola Salud)

Esta es, en definitiva, la esencia del enfoque One Health, analizar los retos en materia de salud considerando todos los factores que se hallan implicados, incluidos los aspectos económicos, sociales y culturales, para encontrar la solución más eficiente posible que permita aumentar el grado de protección de la salud de la población.

La relevancia de progresar en la implementación efectiva de este abordaje integral de la salud radica en la magnitud y naturaleza de las amenazas a las que nos enfrentamos en la actualidad.

Fenómenos como el cambio climático, la aparición de enfermedades emergentes que pueden dar lugar a pandemias, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas o el cambio que se está produciendo en la distribución geográfica de los vectores transmisores de enfermedades como consecuencia del calentamiento global y que facilita que aparezcan enfermedades en zonas en las que previamente no existían.

Por poner algunos ejemplos, son elementos que se hallan estrechamente vinculados y que tienen un origen común: el desequilibrio ecológico que se está produciendo debido a la intensa actividad que las personas hemos venido desarrollando sobre nuestro planeta.

Es este desequilibrio el que está intensificando la interdependencia entre todos los elementos que forman parte de la compleja red de interacciones que conforma la vida en nuestro planeta, facilitando que se produzcan efectos en cascada que incrementan, más si cabe, la presión que ejerce nuestro entorno sobre nuestro estado de salud y bienestar.

una sola salud
La presidenta de la Plataforma One Health Una Sola Salud Maite MartínFoto cedida

El impacto del cambio climático en la salud

A modo de ejemplo, el cambio climático no sólo impacta directamente en la salud de las personas de múltiples formas (incremento de la mortalidad por las olas de calor  cada vez más intensas y frecuentes, aumento de las afecciones cardiovasculares y respiratorias, alteraciones del sueño), sino que también lo hace de forma indirecta al incrementar los episodios de sequía, lo que entre otros, obliga a las familias, especialmente a aquellas con menos recursos económicos, a consumir alimentos menos saludables debido al alza de precios de verduras y hortalizas como consecuencia de la pérdida de cosechas.

Y obviamente, la sequía deteriora los ecosistemas y contribuye a la extinción de especies, una extinción que debilita el escudo protector que nos proporciona la biodiversidad frente a la aparición de enfermedades emergentes en las personas.

En esta nueva realidad, la gestión de la salud que hemos venido aplicando, basada principalmente en el tratamiento de las enfermedades humanas tras su aparición, no sólo resulta claramente insuficiente para hacer frente a los importantes desafíos sanitarios que se nos plantean, sino que es la que está poniendo en entredicho la sostenibilidad de las prestaciones sanitarias y está favoreciendo las desigualdades en salud.

Poder transformador del enfoque One Health y la Salud Pública

El poder transformador que encierra el enfoque One Health reside en que está orientado a la conservación de la salud al entender que la prevención debe ser un pilar fundamental en la gestión de la salud en el mundo actual, poniendo así en valor un ámbito de actuación invisible a ojos de la mayor parte de la sociedad: la Salud Pública.

En esencia, el enfoque One Health  es la herramienta que nos debe permitir construir una Salud Pública moderna, que vaya más allá de lo que hasta el momento hemos entendido como medidas preventivas encaminadas a proteger la salud de las personas (planes de vacunación, cribaje para la detección precoz de enfermedades, vigilancia epidemiológica basada en la aparición de la enfermedad en personas entre otros).

En este marco de Salud Pública moderna, las acciones con relación a la movilidad, encaminadas a mejorar la calidad del aire, deben considerarse medidas de salud pública.

Como también deben considerarse medidas de salud pública todas aquellas que estén encaminadas a una gestión más sostenible de los recursos hídricos o las que contribuyan a la lucha contra el cambio climático por poner algunos ejemplos.

Una Salud Pública moderna en la que resulta imprescindible la participación de todos los sectores y agentes implicados, incluida la ciudadanía, para que mediante la implementación de medidas que contribuyan positivamente a conservar y proteger los ecosistemas, la salud de los animales y la salud del medioambiente, se creen entornos más saludables y sostenibles, hecho que repercutirá positivamente en la salud de las personas.

Tenemos una medicina humana muy avanzada. Es el momento de que también avance la salud pública. Nuestra salud depende de ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *