Semana de la Moda de París: menos ropa, ecología y menos colores

Estas son las tendencias que destacaron en las colecciones de primavera-verano de 2024 en la Semana de la Moda de París, que termina el martes

Fuente: El Nacional
3 de octubre 2023

Desde usar ropa interior en la calle hasta las paletas de colores muy tenues de algunas grandes marcas, estas son las tendencias que destacaron en las colecciones de primavera-verano de 2024 en la Semana de la Moda de París, que termina el martes.

Ropa interior

La mujer que quiera mantenerse a la moda la próxima temporada deberá pasear en ropa interior.

Ya es un look popular entre celebridades como Hailey Bieber y Kendall Jenner, y estuvo en todas partes en París esta semana.

Las amplias blusas de seda de Stella McCartney se usan sobre ropa interior incrustada de cristales, Victoria Beckham propone conjuntos que eran poco más que camisones o trajes de baño y calcetines, mientras que  Dries Van Noten  exhibió trajes de baño estampados de leopardo bajo gabardinas.

Semana de la Moda París
Modelo de Miu Miu en su colección Womenswear | AFP

La moda y el verano sombrío

Muchos diseñadores parecieron ansiosos por despojar de color la primavera y el verano.

Christian Dior, Saint Laurent, Loewe, Victoria Beckham y el aclamado recién llegado Peter Do estuvieron entre muchas marcas con paletas apagadas, a menudo monocromáticas.

Algunos observadores se sintieron consternados y percibieron una falta de innovación.

«¿Dónde están tus colores? ¿Dónde están tus ideas, aparte de las que provienen de archivos?», reprendió la veterana observadora de moda Cathy Horyn, ahora en la revista New York Magazine’s The Cut.

Semana de la Moda París
Desfile de Chanel con la modelo Vittoria Ceretti | AFP

La urgencia floral de Balmain

Balmain desafió la tendencia sin color con un espectáculo brillante y exuberante, después de que le robaran una cincuentena de piezas apenas 10 días antes.

Hubo muchas rosas: una mujer apareció casi sumergida en un ramo rojo, otra con un remolino de plumas doradas con rosas en las puntas, y una variedad de tops, vestidos y minifaldas estampados, además de algunas elaboradas y brillantes creaciones florales que rozaban la extravagancia de alta costura.

«¿FLORES PARA LA PRIMAVERA? INNOVADOR…» ESCRIBIÓ EL DISEÑADOR OLIVIER ROUSTEING CON APARENTE IRONÍA EN INSTAGRAM.

Balenciaga en bruto

Demna, de Balenciaga, fue humillado el año pasado después de anuncios altamente controvertidos que parecían hacer referencia al abuso infantil.

Su desfile a principios de este año fue discreto, y esta semana regresó a sus modos rebeldes con looks surrealistas, como trajes con hombreras gigantes y vestidos hechos de manteles retro.

«Marzo fue muy pulido y me di cuenta de que no me gusta cuando es pulido. Me gusta cuando es áspero», dijo Demna a Vogue.

También fue un desfile muy personal, con la participación de su madre, esposo y miembros de su equipo como modelos.

«Se trataba de mí, de mi historia. Necesitaba hacerlo… porque tuve un año horrible», explicó.

Activismo ecológico en la moda

Hermès tuvo uno de los diseños de escenario más bonitos, con los invitados ubicados en una pradera de flores silvestres y altos pastos recreada en los establos de la Guardia Republicana.

Sin embargo, el grupo de derechos de los animales PETA interrumpió brevemente el espectáculo en protesta por el uso de piel de cocodrilo.

En cambio, Stella McCartney convirtió su desfile en un mercado para «innovaciones de materiales libres de crueldad», con puestos promocionando innovaciones como cuero vegano, algodón orgánico y un hilo a base de algas marinas.

Sus conjuntos incluyeron homenajes a sus padres estrellas de rock, Paul y Linda McCartney, durante su época de gira con Wings en la década de 1970.

Hasta luego

Naomi Campbell fue una de las estrellas de la pasarela con un deslumbrante vestido plateado en Alexander McQueen, cuya directora artística, Sarah Burton, presentó su último desfile tras más de una década.

Business of Fashion lo llamó un «flamante y típicamente valiente toque final de Burton», dejando una alta expectativa para su sucesor, aún por nombrar.

También fue la despedida de la diseñadora Gabriella Hearst en Chloe, donde su agenda de sostenibilidad recibió elogios, aunque no generó suficientes ventas para mantenerla en la emblemática casa francesa. Su salida se produjo apenas tres años después de su nombramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *