Habilidades claves de las emprendedoras del Siglo XXI | Por: Lisbeth Cordero

19 de abril 2024

El emprendimiento ha abierto posibilidades de desarrollo y de autonomía para las mujeres, pero se enfrenta hoy a un mundo signado por cambios e impactado por el desarrollo tecnológico. Según el informe Mujeres Directivas 2021,  el empleo y el desarrollo profesional fueron afectados por la pandemia, la misma aceleró la tendencia al trabajo flexible, promovió la importancia de la diversidad en la innovación y el éxito empresarial, y la necesidad de un liderazgo moderno más empático y transparente centrado en la persona, lo que implica que los seres humanos deben ser el centro de las prioridades y de las estrategias de las organizaciones. Las mujeres en este escenario llevamos la delantera porque somos más sociables y cercanas, lo que nos permite en el plano comercial poner en primer lugar las necesidades del cliente y ofrecer experiencias de impacto.  Nosotras poseemos ciertas habilidades blandas “soft skills” que nos permiten responder de mejor manera a los retos planteados por los entornos cambiantes, dinámicos e inciertos de este siglo. Lo que nos queda entonces es reconocer nuestras fortalezas propias del ser mujer, y potenciarlas con el objetivo de lograr el éxito personal y profesional.

En el artículo “6 características que definen al liderazgo femenino” del portal Conexión Intal, se señalan algunas de las particularidades diferenciadoras que tenemos: orientación a la persona, predominio de lo emocional, tendencia a la cooperación, conducciónhorizontal, capacidad de actuar en muchas direcciones, y mayor disposición al cambio.Las mujeres establecemos mayor vinculación relacional, somos empáticas y estamos más comprometidas con el bienestar integral de nuestros equipos, somos más inclusivas al priorizar el trabajo en red y promover la participación de todos, estamos más orientadas a la resolución pacífica de conflictos y al seguimiento de los procesos, además somos más eficientes en la consecución de las metas, en la gestión del tiempo y en la valoración de escenarios, y somos más ágiles en el manejo de la incertidumbre.

En este contexto creemos que ser una mujer líder y emprendedora exitosa implica necesariamente hoy el desarrollo de cinco habilidades: proactividad, perseverancia, tolerancia al fracaso, empatía y cooperación.

Una persona proactiva es aquella que asume la responsabilidad de su vida, toma la iniciativa y capaz de soportar presiones y enfocar sus acciones para que las circunstancias mejoren. Ser una mujer proactiva supone tomar decisiones, enfrentar con coraje y esperanza circunstancias adversas y tomar la delantera.

La perseverancia es la fuerza interior que nos motiva a no desistir y persistir en el intento con firmeza e insistencia. Implica esfuerzo un continuo hasta alcanzar el objetivo que se sustenta en la fuerza de voluntad y en la motivación, así como en el dominio de los miedos y temores.

La tolerancia al fracaso implica una actitud resiliente abierta al aprendizaje continuo frente al frustración, los riesgos y las dificultades.

La empatía es la habilidad cognitiva y emocional para ponerse en el lugar del otro. David Goleman desarrolló tres tipologías: La preocupación empática entendida como la capacidad de percibir lo que el otro necesita; la empatía emocional que es la capacidad de reconocer lo que siente la otra persona; y la empatía cognitiva concebida como la capacidad de entender como la persona percibe el mundo.

La cooperación, es un valor que supone trabajo en equipo basado en la sumatoria de fuerzas y no en la competencia. Implica una manera de gestionar los asuntos en función del interés colectivo, y en el mejor uso de los talentos de cada persona.

El liderazgo femenino hoy está impulsando cambios en la cultura organizacional y empresarial, el éxito y la eficiencia en estos espacios está siendo impactado positivamente por la manera en que nosotras hacemos las cosas. Sigamos transitando el camino hacia el éxito personal y profesional reconociendo y confiando en las habilidades y capacidades que tenemos, somos mujeres poderosas que impulsan el progreso creando nuevas fuentes de ingresos.

Lisbeth Cordero: Licda en Estudios Políticos y Administrativos. Coordinadora del Programa de Atención Permanente a la Mujer Trabajadora de Atraem . Especialista en el área de gestión de proyectos , participación  ciudadana y resolución pacífica de conflictos.
@Lisbethcorderogarcia

1 comentario

  1. El emprendimiento es un oficio en dónde las mujeres tenemos mucho que ver, la verdad no es fácil comenzar un emprendimiento y encontrar obstáculos! debemos estar preparadas para vencerlos y lograr tener un fin que nos dé satisfacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *