Judazmin Mata, la venezolana que ganó el campeonato mundial de dominó

Fuente: Alertas 24
23 de noviembre 2023

La venezolana Judazmin Mata, de 49 años, fue parte de la selección nacional que obtuvo por primera vez el título en el campeonato mundial de dominó.

Desde los ocho años de edad Judazmin Mata conoce y juega dominó, un juego de mesa tradicional en muchos países de Latinoamérica y al que la venezolana se dedicó profesionalmente, al punto de que en octubre de este año, junto a la selección venezolana, logró el título de campeona mundial de dominó en Barranquilla, Colombia.

Para Mata, el campeonato que logró ganar es una meta alcanzada, pero también es el reflejo de su preparación y constancia como profesional de este juego de mesa.

“Coronarse campeona mundial es el sueño de cualquier atleta que practique profesionalmente un deporte. Mis sentimientos son absolutamente positivos. Siento orgullo, alegría, satisfacción, ganas de seguir dando lo mejor de mi en la disciplina que decidí ejecutar”, cuenta en entrevista para la Voz de América.

La victoria en el mundial de Barranquilla es un premio a la perseverancia y constancia de la venezolana. Esta no ha sido la primera edición a la que ha asistido. En 2011 participó en el mundial de Costa Rica, en 2012 también jugó en el mundial que se realizó en Venezuela. Así como en el mundial de Orlando (2013), mundial de México (2014), mundial de Puerto Rico (2015) y mundial de Punta Cana (2022).

Además, ha participado en otro tipo de eventos internacionales, como torneos privados en Valledupar 2016 y República Dominicana 2017.

Sobre el mundial de Colombia, Judazmin Mata comenta que había un total de 426 participantes de 15 países. La competencia entre inauguración, evento y clausura tuvo una duración de cuatro días y se desarrollaron tres torneos en total. “Fue una organización extraordinaria, me sentí atendida, cuidada y respetada por toda la directiva desde mi llegada, hasta el momento de retornar a mi país”, agrega.

“Mi padre me enseñó a amar el dominó”

En Venezuela, el dominó es un juego de mesa muy tradicional y ha persistido con el pasar de los años y la llegada de nuevas herramientas tecnológicas. El presidente de la Federación Venezolana de Dominó, Efraín Velázquez, afirma que entre 70-75 % de los venezolanos han practicado en algún momento de sus vidas este juego.

En el caso de Judazmin Mata, su pasión por el dominó comenzó cuando tenía ocho años, y fue gracias a su fallecido padre, quien fue su mentor y guía, que decidió ser profesional en el área.

“Mi padre, el señor Peter Mata, fue mi maestro, mentor, guía, inculcó esta costumbre en la familia. Jugábamos en todas partes a donde íbamos: reuniones familiares, vacaciones, cualquier momento era propicio para un dominó. Gracias a mi padre aprendí a amar el dominó como deporte, pero sobre todo a practicarlo limpiamente”, asegura.

Tras jugar y especializarse con este juego, en 2009 la venezolana ingresó a la Federación Venezolana de Dominó, donde jugó profesionalmente y formó parte de la selección del país en cuatro oportunidades.

A sus 49 años de edad, Mata no solo ha dedicado parte de su vida al dominó, ya que también es técnico superior en informática, mención programación. Una carrera en la que también se desempeña en la actualidad. No obstante, aclara que el dominó forma parte de su vida diaria y también de sus ingresos.

“Mientras tenga vida, hay metas”

Ahora que logró una de sus grandes metas en el mundo del dominó, Judazmin Mata dice que ya está lista para lo que viene. Por eso continúa preparándose para seguir participando en competencias internacionales.

“Mientras tenga vida, hay metas. Cada día es una oportunidad. Dios nos da un regalo cada vez que abrimos los ojos y seguimos respirando, por eso cada momento lo disfruto al máximo, siempre dando lo mejor, buscando superarme en todo sentido, haciendo todo lo que me haga feliz a mí primero que nada, sin hacer daño a los demás. Es mi forma de vida y me ha resultado excelente de esa manera. Hay mucho más dominó, mucha más Judazmin y Venezuela para el mundo”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *