Rhonda Fleming, la pelirroja de los seis maridos y una causa contra el cáncer

La actriz, secundaria en muchos títulos, fue una presencia imprescindible en títulos como ‘La escalera de caracol’ o ‘Recuerda’. Su vida personal fue un rosario de maridos y causas de diversa índole

Fuente: Vanitatis

Por: J. Madrid

9 de agosto 2023

Si 2020 nos quitó a las últimas superestrellas de Hollywood  (y nadie duda que Kirk Douglas  Olivia de Havilland lo eran), también hizo patente que aún quedaban algunas estrellas menores pero imprescindibles para entender la época dorada del cine. Entre esos nombres está el de Rhonda Fleming, una flamígera pelirroja que en su día, y al igual que otras compañeras ya fallecidas como Maureen O´Hara o Yvonne De Carlo, fue denominada ‘reina del Technicolor’. De hecho, esas dos estrellas fueron algo así como sus principales competidoras, aunque nunca tuvo el talento interpretativo de la primera. “De repente mis ojos verdes eran verde verde. Mi pelo rojo era rojo llameante. Mi piel era blanca como la porcelana. De repente, surgió toda esta atención en cómo me veía en lugar de los personajes que estaba interpretando. Los estudios me habían arrinconado; nunca querían más de mí que verme bien y bailar el vals en un desfile de películas como ‘La pelirroja y el vaquero’“, dijo una vez, con amargura, acerca de su famoso mote sobre ese cine en colores ‘bigger than life’.

La actriz falleció también en ese 2020 que nos fue dejando sin grandes de Hollywood. Sucedió en el mes de octubre, según comunicó su secretaria, Carla Sapon, a la nada desdeñable edad de 97 años. Este jueves habría cumplido la friolera de 100. Retirada del mundanal ruido en su residencia de Santa Mónica, Fleming seguía siendo considerada una de las grandes bellezas del brillante Hollywood de la Golden Age. También una de esas secundarias que engrandeció con su presencia algunos de los mayores éxitos del cine. Y como decía ella, republicana hasta la médula, triunfó sin tener que “quitarse la ropa para estar sexy”, algo que le pidió más de un productor.

Sus éxitos profesionales la llevaron a pasearse por todo tipo de géneros. En ‘La escalera de caracol’ era una de las víctimas del asesino, probando suerte en un cine de terror que por entonces (mediados de los 40) estaba en boga en RKO. En ese estudio siguió y participó en una de las gemas del cine negro: ‘Retorno al pasado’, al lado de Robert Mitchum y Kirk Douglas. Junto a este último volvió a coincidir en ‘Duelo de titanes’, un western de banda sonora memorable que supuso uno de los grandes taquillazos de los 50. Triunfos laborales aparte, sus vaivenes amorosos la llevaron a casarse seis veces y a vivir una vida nada complaciente.

Mientras salía de una de sus clases en el Beverly Hills High School fue descubierta por el agente Henry Wilson, el mismo que recientemente ha sido puesto en entredicho en la serie ‘Hollywood’ por los abusos sexuales que perpetró con actores como Rock Hudson. Su voz lírica podría haberla conducido a dedicarse a la ópera. De hecho, llegó a participar en varios concursos de canto siendo una niña, pero fue el cine el que le dio trabajo para siempre. Dirigida por Hitchcock en ‘Recuerda’ y, como decíamos, víctima del psicópata de ‘La escalera de caracol’ unos meses después, esos fueron sus dos primeros triunfos profesionales. Para entonces ya era una mujer casada y con un hijo (Kent Lane, el único que tendría a lo largo de su vida). Pese a todo, el amor no fue precisamente su faceta más exitosa.

Tras divorciarse de Thomas Wade Lane en 1948, en 1952 se casó con el doctor Lewis Morril. Ya en la década de los 60 acumuló dos nuevos maridos, el actor Lang Jeffries (de 1960 a 1962) y Hall Bartlett (de 1966 a 1972). Cuando su carrera comenzaba a declinar, en 1978, se casó con el productor Ted Mann. Ese fue uno de sus romances más duraderos, ya que permanecieron juntos hasta el momento en que él murió, en 2001. Con casi 80 años, cuando nadie esperaba que la pasión volviese a su vida, conoció a Darol Wayne Carlson. Se casaron en 2003 y estuvieron juntos hasta su fallecimiento en 2017.

Adicta al amor, defensora del Partido Republicano y comprometida con la lucha contra el cáncer a causa de la muerte de su hermana, la fuerza de sus personajes era la de ella misma en la vida real. Según figura en IMDB, la actriz nunca desmintió la nominación al Oscar que un periodista la adjudicó por ‘La escalera de caracol’. Aunque ella estaba en la película, la verdadera nominada había sido Ethel Barrymore, pero en los tiempos previos a Internet ese tipo de datos eran más difíciles de comprobar.

Agradecida por haber formado parte de un cine que marcó época, hasta el último de sus días fue consciente de la fortuna que le habían dado su talento y su belleza. “La mía fue una historia de Cenicienta rara y maravillosa; una completa historia de Cenicienta que solo podría haber ocurrido durante la época del ‘star system'”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *