Una bala impacta a un carro de seguridad de la vicepresidenta Francia Márquez

El hecho ocurrió cerca del municipio de la Timba, en el departamento del Cauca, cuando la alta funcionaria ya estaba en Cali atendiendo un compromiso, y no dejó personas heridas

Francia Márquez habla a los medios en el municipio de Suárez (Departamento del Cauca) junto a la ministra de Educación, Aurora Vergara, el 10 de julio.

Fuente: El País
Por: Santiago Triana Sánchez
10 de julio 2024

El carro principal de la caravana de la vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez, ha sido impactado este miércoles por una bala cerca del municipio de Timba (Cauca). El proyectil, al parecer de fusil, entró en el vehículo después de impactar en el techo, justo por encima del vidrio panorámico, y no causó heridas a ninguno de sus ocupantes. El hecho ocurrió cuando Márquez estaba en Cali, donde se había desplazado en helicóptero desde el municipio caucano de Suárez, para atender otro compromiso de su agenda.

La vicepresidenta estaba en Suárez visitando la que será la sede de la Universidad del Valle en el norte del Cauca en compañía de la saliente ministra de Educación, Aurora Vergara, según un comunicado emitido por la Vicepresidencia. “No puedo dejar de expresar mi enorme preocupación por el Cauca y por la tensión permanente que está viviendo mi gente todos los días en toda la región”, dijo Márquez después del hecho.

El auto de la caravana de la vicepresidenta que recibió el impacto de bala.
El auto de la caravana de la vicepresidenta que recibió el impacto de bala.UNP

El de este miércoles es el segundo ataque que sufre la vicepresidenta o su entorno familiar en menos de un mes. El pasado 16 de junio, el carro en el que se movilizaban el padre y

un sobrino de seis años de Márquez fue atacado a tiros en la carretera que de Suárez lleva a Cali. Tanto ellos como los dos guardaespaldas con los que viajaban salieron ilesos. En ese momento, la Presidencia dijo: “Es inaceptable que los grupos armados que operan en la zona sigan usando la violencia desproporcionada y el terror como herramientas de guerra”.

La situación de orden público en el Cauca, de donde es oriunda Márquez ―quien a lo largo de su vida como lideresa social, mucho antes de entrar de lleno en la política, ha sido objeto de varias amenazas―, es una de las más delicadas del país. Los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y los grupos disidentes de la extinta guerrilla de las FARC, responsables de varios atentados en los últimos meses, han impedido que la política de paz total que impulsa el presidente Gustavo Petro haya funcionado. Los recurrentes ataques contra la población indígena llevaron al mandatario a suspender en marzo el cese el fuego bilateral entre el Estado y esos grupos armados ilegales en esa región.

Los habitantes del norte del Cauca suelen vivir en un estado permanente de tensión ante la posibilidad de que haya un atentado armado en cualquier momento. En municipios como Corinto o Miranda, es normal que haya pintadas en las paredes con amenazas firmadas por las “FARC-EP”, y los rastros del conflicto se dejan ver en las fachadas de edificios o colegios que terminan afectados por algún tipo de explosión. Ese ambiente bélico también se ha desplazado a poblaciones del vecino departamento del Valle del Cauca, como Jamundí, donde explotó una motobomba a principios de junio, de manera casi simultánea a otros hostigamientos armados en un corregimiento cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *